Las citas de INSATISFICCIÓN. Capítulo 13. “Sin palabras”

“Nuestro repertorio de palabras y su amplitud son también herramientas básicas para adaptarnos a los estímulos que nos llegan desde el exterior de una forma rápida y efectiva. Cuanto menor es ese repertorio para su descripción, mayores posibilidades de que las reacciones y nuestras conductas no sean la adecuadas, hasta el punto de poder actuar de forma desmesurada ante acontecimientos menores. Cuanto más vocabulario utilizamos, más capacidad tenemos de graduar en intensidad lo que nos ocurre y colocar cada cosa en su lugar y perspectiva. No es lo mismo calificar un hecho como una desgracia que hacerlo como contratiempo, contrariedad u obstáculo. Dependiendo de la palabra que usemos, nuestra mente guardará esa experiencia de una forma u otra, reaccionará y la recordará de un modo determinado.”

Cita extraída del capítulo 13 “Sin palabras” del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias, publicado por la editorial Oberón del Grupo Anaya.

Entrevista sobre “INSATISFICCIÓN” en Solidaridad Digital de la Fundación ONCE

Os dejo en este link la interesante entrevista que me hicieron en el portal Solidaridad Digital de la Fundación ONCE, acerca de la insatisfacción que vivimos en las sociedades más avanzadas y de sus causas. Que la disfrutéis,

http://www.solidaridaddigital.es/noticias/cultura/hemos-desaprendido-convivir-con-nosotros-mismos

 

 

Reescribir historias

Estos tiempos, y cuáles no, son especialmente propicios para la metáfora y la búsqueda de similitudes. Hoy me viene a la frágil memoria la historia de aquel escritor norteamericano que, tras una azarosa vida en otros oficios, tomó la determinación de encerrarse un par de años en un minúsculo piso de la ciudad para escribir su gran obra. Con dinero escaso, cumplir los plazos fijados para terminarlo era fundamental. Finalizado el manuscrito y antes de que editorial alguna lo hubiera contratado, un fatal incendio destruyó parte de su piso, y con él también su creación. Desolación, frustración, impotencia y enfado fueron las inesperadas invitadas de aquel momento que debía haber sido todo lo contrario. Un incidente ajeno e imprevisto echaba por tierra no solo dos arduos años de trabajo, sino algo más, sus esperanzas y expectativas de arrancar una nueva vida como escritor. Como historia con final feliz (si no, no la hubiéramos conocido), el protagonista del relato decidió volverse a encerrar en su minúsculo inmueble y, a base de tesón, perseverancia e imagino de buenas dosis de desesperación, reescribir la historia que finalmente se convirtió en un éxito. Leer más “Reescribir historias”

Los nuevos napoleones

Aunque ninguna época repita exactamente acontecimientos anteriores, nunca resulta ser totalmente nueva. Nuestra avidez en tiempos convulsos (o al menos la de algunos) por encontrar paralelismos en tiempos pretéritos, por hallar luz perdida entre las páginas de algún libro olvidado es reflejo fiel de esa intuición humana de saber que alguien debió haber pasado por eso antes, de que somos especiales, pero no tanto, y de que en algún momento ya algunos debieron pensar acerca de circunstancias similares a las que hoy vivimos. En su Napoleón de Notting Hill, Chesterton imagina un nuevo Rey de Inglaterra cuya única ideología es el “humorismo” con el que cubre de banalidad los asuntos más relevantes. Como juego infantil y entretenimiento, convierte cada uno de los distritos de Londres en un reino independiente, les inventa su propia historia y designa un gobernador por cada territorio. La cosa se complica cuando el gobernador de Notting Hill no comprende ese “humorismo”, lo toma como misión cuasi divina, y todo termina con cruentas e innecesarias batallas con los otros reinos de Londres en defensa de la cultura y el sentimiento “nacional” de Notting Hill. Leer más “Los nuevos napoleones”

Las citas de “INSATISFICCIÓN”. Capítulo 11. Sobreexposición y reconocimiento social online

“El mundo que vemos y al que accedemos está marcado por los likes que damos en las distintas aplicaciones y redes sociales en las que estamos registrados. Cada vez que pulsamos un Me gusta, proporcionamos datos e información a las distintas plataformas y, con ello, nos van segmentando y entregando propuestas más personalizadas. Vamos creando así un ecosistema a nuestro alrededor que coloca las fronteras de nuestro universo frente al resto. El acceso a la infinidad de posibilidades existente queda inaccesible para nosotros, que solo vemos aquello que se ha segmentado por los likes que hemos pulsado. El límite de nuestro mundo ya no son las palabras, como decía Wittgenstein, sino los Me gusta que otorgamos.”

Cita extraída del capítulo 11 “Sobreexposición y reconocimiento social online” del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias, publicado por la editorial Oberón perteneciente al Grupo Anaya.

Las citas de “INSATISFICCIÓN”. Capítulo 10. Hiperconectividad

“…cuanta más memoria personal volcamos en los dispositivos y en la Nube, más expandimos nuestra identidad fuera de nosotros y más probabilidades existen de incrementar esa ansiedad por la desconexión, puesto que supone perder buena parte de nuestra memoria y de lo que somos.

Nuestros dispositivos se han convertido en los principales lugares para crear, almacenar y compartir nuestros recuerdos. La realidad personal resulta imposible de entender sin ese entorno online. Ahora somos lo que compartimos, lo que nos comentan, lo que nos valoran. Lo más íntimo y personal, que ayuda a configurar nuestra identidad, se expone a los demás, haciendo que la fortaleza de esa identidad dependa en alguna medida de lo que los otros opinen, aumentando nuestra dependencia e inseguridad.”

Cita extraída del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias. Publicado por la editorial Oberón, del Grupo Anaya.

Liebres y tortugas

Si Esopo viviera en nuestros días, hubiera tenido que buscar un animal más rápido que la liebre. Demasiado lenta para el mundo dominado por el “equivócate, pero hazlo rápido”, por la adaptabilidad o por las metodologías ágiles como mantras reinantes. Probablemente, incluso, sería la liebre quien habría de ocupar el lugar de la tortuga, mientras que la tortuga habría tenido que extinguirse. Lo cadencioso transformado en exasperante, la espera interpretada como eternidad insoportable y el aburrimiento entendido como pérdida de tiempo conforman una buena parte de la genética de nuestra sociedad actual. Leer más “Liebres y tortugas”