Diversidad no es desigualdad

Una premisa perniciosa y peligrosa se ha colado en nuestra sociedad y en cada uno de nosotros casi sin darnos cuenta, silenciosa y sigilosamente. Una equivalencia perversa que nos susurra la idea de que la existencia de lo diverso se hace acompañar inexorablemente de su correspondiente dosis de desigualdad. Aceptar nuestras diferencias, nuestro ser distintos y únicos, supone reconocer implícitamente un grado mayor o menor de desigualdad. Enfrentarse a esa desigualdad, revolverse contra ella, es entonces removerse contra el respeto a ser diferentes y contra nuestra propia libertad. Leer más “Diversidad no es desigualdad”

Deshacer y derribar es nuestra nueva rutina

Destejer lo tejido para volverlo a tejer, derribar lo construido para volverlo a levantar, deshacer lo hecho para volverlo a hacer. Desfigurar y disolver lo que fue o lo que era para crear un nuevo es. Romper con lo anterior es hoy la norma. Existe un extraño atractivo en destrozar lo que nos antevino, aquello que fue antes. Expiarnos y renovarnos son condiciones indisolubles a nuestra naturaleza. Acabar con lo anterior, extinguirlo, es el camino intuitivo y sencillo. Ya no existen los legados si no son para resaltar su aspecto negativo e inducirnos al cambio. El legado positivo, el respeto a lo que funcionó, a lo que estuvo bien hecho, no importa de dónde ni de quién viniera, es víctima y reo del ansia de novedad posmoderna. Leer más “Deshacer y derribar es nuestra nueva rutina”

La vida es demasiado seria como para tomársela en serio

Si hay un vencedor en los últimos tiempos en nuestra sociedad, ese es el drama. Hay drama en los medios de comunicación y las noticias, en los cada vez más frecuentes rumores que inundan las oficinas y el trabajo, en las relaciones sociales y sentimentales que mantenemos, en la idea de futuro y en la forma de vivir el presente. Los tiempos posmodernos han edificado parte de su acercamiento y entendimiento del mundo a través de la incertidumbre, el miedo y el drama. Lo dramático nos ayuda a empatizar con otras situaciones, nos sitúa en el lugar de otros, e incluso nos proporciona felicidad porque nos hace apreciar lo bueno que tenemos en nuestras vidas en comparación con esos dramas que se nos muestran. Sin embargo, cuando la dramatización se lleva al extremo y nos rodea de manera constante, los beneficios se tornan en desventajas. Nos convertimos en seres adictos a él y a esa sobre excitación emocional que mantiene en constante funcionamiento nuestra amígdala cerebral. Leer más “La vida es demasiado seria como para tomársela en serio”

¿Y a ti qué te define? Cuando etiquetarse es perder la esencia

Cada vez que nos topamos con personas desconocidas en nuestra vida, es habitual enfrentarse y realizar también preguntas prototípicas como ¿A qué te dedicas? ¿En qué trabajas? ¿Qué has estudiado?… Todas y cada una de estas cuestiones aparecen de modo espontáneo con el fin de etiquetarnos y ubicarnos en un determinado espectro para, a partir de ahí, inferir expectativas, prejuicios, personalidades, forma de comportarnos, creencias y estereotipos varios instalados socialmente alrededor de esas etiquetas. Leer más “¿Y a ti qué te define? Cuando etiquetarse es perder la esencia”

Videoblog. Lo que no entendemos sobre la confianza

Una perspectiva diferente a la hora de pensar en cómo ganarse la confianza de los demás. Sustituir confianza por confiabilidad, y proporcionar evidencias de que somos confiables a través de la honestidad, responsabilidad y competencia.

 

Videoblog. Todo lo que crees saber sobre la adicción está mal

La antítesis de la adicción es la conexión. Los seres humanos necesitamos afectos, vínculos y conexión. Si nos sentimos desconectados, tenemos más posibilidades de caer en adicciones.

Videoblog. 10 reglas para conversar mejor

Conversar es una fuente de bienestar, aprendizaje y motivación. En este vídeo, Celeste Headlee nos muestra 10 reglas para mejorar nuestra capacidad de conversar.