Videoblog. Cuando las ideas tienen sexo

El intercambio de ideas y la cooperación nos hace prosperar y evolucionar. Este vídeo te lo cuenta.

¿Y a ti qué te define? Cuando etiquetarse es perder la esencia

Cada vez que nos topamos con personas desconocidas en nuestra vida, es habitual enfrentarse y realizar también preguntas prototípicas como ¿A qué te dedicas? ¿En qué trabajas? ¿Qué has estudiado?… Todas y cada una de estas cuestiones aparecen de modo espontáneo con el fin de etiquetarnos y ubicarnos en un determinado espectro para, a partir de ahí, inferir expectativas, prejuicios, personalidades, forma de comportarnos, creencias y estereotipos varios instalados socialmente alrededor de esas etiquetas. Leer más “¿Y a ti qué te define? Cuando etiquetarse es perder la esencia”

¿Y tú dónde vives? ¿Pasado, presente o futuro? Mejor en los tres

Tendemos a interpretar el pasado, el presente y el futuro como entes externos a nosotros, que escapan de nuestro control y sobre los que no podemos actuar. Pensamos el pasado como algo que ya ocurrió y a lo que no podemos regresar, el presente como momentos fugaces que van transcurriendo sin apenas darnos cuenta, y el futuro como algo lejano difícil de visualizar aun a sabiendas de que llegará. Pero nada más incierto ni lejos de la realidad. Podemos controlar cómo vivimos e integramos estos tres tiempos en nuestras vidas. Leer más “¿Y tú dónde vives? ¿Pasado, presente o futuro? Mejor en los tres”

¿Existen las verdades absolutas? Depende de dónde mires

Los seres humanos somos cazadores de certidumbres. Ansiamos hallar verdades absolutas que nos proporcionen seguridad. Nos gusta contarlas y que nos las cuenten. Somos una especie en constante búsqueda de fórmulas universales que puedan resolver nuestros problemas, ya sea en libros, conferencias, cursos, etc. Es esa una de las grandes paradojas de nuestro tiempo. Leer más “¿Existen las verdades absolutas? Depende de dónde mires”

La gran paradoja. Cuanto más progresamos, más nos parecemos a nuestros ancestros menos evolucionados

Probablemente nadie dude en afirmar que nuestra época es la de mayor progreso y la que más rápidamente evoluciona. Buena parte de esos adelantos están centrados en los avances tecnológicos que marcan a su vez la forma de relacionarnos, de vivir en comunidad (o mejor dicho, de dejar de vivir en comunidad), de trabajar, de legislar, de crear negocios, etc. Incrementamos nuestra esperanza de vida (lo de la calidad de la misma es otro cantar), acumulamos más bienes que nunca y sentimos que cuanto más tenemos, más somos. Colocamos al individuo como la centralidad, y como especie nos consideramos más importantes y poderosos que nunca, apoyados en un cientifismo cada día más creciente, que trata de superar las limitaciones que como seres humanos poseemos.

Pero esta híper evolución contiene algunas características que, paradójicamente, nos están acercando a nuestros ancestros menos evolucionados. Leer más “La gran paradoja. Cuanto más progresamos, más nos parecemos a nuestros ancestros menos evolucionados”

Videoblog. Cómo podemos diseñar ciudades atemporales para nuestro futuro colectivo

El medio marca en gran medida nuestro comportamiento, y las ciudades son el ecosistema donde nos movemos, conformando buena parte de ese medio. Las urbes de hoy en día son monótonas e iguales por la producción en serie, las normativas para organizarnos (barreras arquitectónicas suprimidas, tráfico, etc.) y el miedo a construir cosas diferentes. La clave está en recuperar lo local, la peculiaridad de cada lugar y su armonía con la naturaleza y orografía física, entre otras cosas.

¿Porqué nuestros recuerdos dependen más del presente y del futuro que del pasado?

Ningún recuerdo es exactamente igual. Si hoy rememoramos mentalmente un acontecimiento y volvemos a hacerlo dentro de un mes, esa reproducción mental no será similar. Nuestra vida está llena de ejemplos rutinarios que lo reflejan sin apenas darnos cuenta. Cuando regresamos a un lugar donde estuvimos hace tiempo y del que guardamos un excelente recuerdo, comprobamos que se parece poco a la imagen mental que creamos. A menudo todo resulta mucho más pequeño, por ejemplo. Si escuchamos una canción, observamos que no siempre genera en nosotros el mismo recuerdo ni las mismas sensaciones asociadas. Si nos exponemos numerosas veces a aquello que crea ese recuerdo, acabamos perdiendo esas sensaciones primigenias y sustituyéndolas por otras posteriores. Todo esto abre una interesante puerta al pasado y a nuestra capacidad de influir en él a través de los recuerdos. Leer más “¿Porqué nuestros recuerdos dependen más del presente y del futuro que del pasado?”