Las citas de INSATISFICCIÓN. Capítulo 20 “La guerra de los sentidos”

“La avalancha de imágenes que vivimos actualmente incrementa todavía más esa necesidad de selección y discriminación de los estímulos que recibimos, por lo que nos suceden dos cosas: la primera, es que la calidad de esa selección es menor, porque, a más cantidad, menos capacidad cerebral de discernir adecuadamente. Esto disminuye nuestra capacidad de ser selectivos. La segunda es que muchas veces no podemos dar significado adecuado a aquello que procesamos, por lo que se da la paradoja de que, cuantas más imágenes recibimos, más necesidad tenemos de que se apoyen en palabras. Estamos pasando de que la imagen valga más que mil palabras a que las palabras tengan que explicar mil imágenes. Las personas asimilamos mucho más rápido una imagen que un texto, pero esa rapidez va en detrimento de la capacidad reflexiva tan necesaria para una comprensión más profunda. El cerebro necesita tiempo para procesar y darle sentido a esa imagen. Si lo saturamos, como ocurre hoy en día, nuestra posibilidad para comprender se reduce y nos movemos de un impacto a otro sin un adecuado tratamiento.”

Cita extraída del Capítulo 20 “La guerra de los sentidos” del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias, publicado por la editorial Oberón del Grupo Anaya

Las citas de INSATISFICCIÓN. Capítulo 19. “Masificación”

“La masa es la unidad de medida actual. Los más valorados, los más comentados, los likes y los seguidores, todo se mide por K. Cuanto más, mejor. No hay decisión que tomemos ya sin comprobar el número de comentarios y de valoraciones que conceden otros. Y mayor valor tienen cuanta más cantidad hay. La masa nos aporta seguridad e influye en las decisiones. No importa si esas opiniones están más o menos reflexionadas si se cuentan por miles o millones. Si todo el mundo lo dice, no pueden equivocarse, por eso ya siete de cada diez personas reconocen confiar tanto en la opinión online como en la de las familias y amigos. Consecuencia de ello es que todos acabamos en los mismos lugares. «Puede que no fuera la mejor opción, pero era la más segura», pensamos. Vivimos en un mundo lleno de incertidumbres y las abordamos con temor. La masa es uno de los remedios para rebajar esa sensación, pero nos lleva a todos a los mismos espacios comunes. Muchos nos concentramos en pocos sitios. Si antes eran las ciudades el principal escenario de aglomeración, hoy se extiende a Internet. La masa se junta en Google, en Facebook, en Instagram, en Spotify, en Amazon, en Netflix, en Twitter o en Wikipedia.”

Cita extraída del capítulo 19 “Masificación” del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias. publicado por la editorial Oberón del Grupo Anaya.

Las citas de INSATISFICCIÓN. Capítulo 18. “Globalización”

“Sin cercanía, proximidad, autenticidad y afecto, no hay una verdadera cooperación con los demás. Cuando no ponemos rostro ni emociones al otro, disminuye nuestra capacidad de colaborar y nos perdemos sus beneficios. Ahora cooperamos de forma distinta. Lo hacemos de manera despersonalizada y con menos involucración, de forma transnacional y online. Si el mundo es pequeño, podemos hacerlo en cualquier lugar. Y todo dirigido por la emocionalidad. Nos volcamos en las causas de manera temporal y limitada, cuando sucede algún acontecimiento que remueve nuestras emociones y nuestras conciencias. Pero en seguida lo olvidamos hasta que ocurre otro hecho que nos movilice. Igual da que se trate de un incendio en la catedral de Notre Dame, de un desastre natural en Haití, de una crisis de refugiados en el Mediterráneo o de movimientos contra la violencia de género. Todo se reduce a un hashtag, una imagen o un comentario que dura lo que la emoción del momento para caer luego en el olvido.”

Cita extraída del capítulo 18 “Globalización” del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias, publicado por la editorial Oberón del Grupo Anaya.

Las citas de INSATISFICCIÓN. Capítulo 17. “El futuro incierto”.

“A cada época le acompaña un cambio, a cada cambio su peculiaridad y la nuestra está muy relacionada con la visión que tenemos sobre el futuro que está por llegar. Ante el fin de un orden establecido, casi siempre solía aparecer un esbozo de futuro esperanzador y motivador. El tiempo por venir resultaba un lugar deseable al que querer llegar y hacerlo cuanto antes. Sin embargo, nuestra mirada actual es un poco menos luminosa y algo más pesimista. Observamos el mañana como una amenaza muy real de perder las conquistas conseguidas hasta este momento, no como una oportunidad para seguir logrando nuevas metas y avances. El temor ha sustituido al fervor.”

Cita extraída del capítulo 17 “El futuro incierto” del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias, publicado por la editorial Oberón del Grupo Anaya.

Las citas de INSATISFICCIÓN. Capítulo 16. “Vivir sin referencias”

“Pasado, presente y futuro son tres dimensiones que deben estar equilibradas en nuestras vidas. Sin embargo, esa falta de referentes no solamente nos empuja al presente, sino también al pasado. Cuando lo que nos rodea es algo provisional e incierto, que puede cambiar de la noche a la mañana sin poderlo predecir, nos sentimos inseguros. Buena parte de esa seguridad y de bienestar la buscamos en el pasado, y es cuando aparece la nostalgia. Vivimos una época de nostalgia allá donde fijemos nuestra vista. En el período que va del año 2000 al 2016 se llevaron a las pantallas de cine nada menos que ciento sesenta y dos remakes. Vuelven los vinilos, se reúnen grupos de música de décadas pasadas, se recuperan marcas y productos clásicos y las nuevas plataformas de televisión producen y emiten cientos de series que son versiones actualizadas de éxitos de años atrás. Esta nostalgia es muy positiva cuando nos permite volver de vez en cuando al pasado para recordar y sentir bienestar. Es la que Svetlana Boym, autora del libro El futuro de la nostalgia llama «reflexiva», que nos ayuda a recargarnos, a darnos fuerza y confianza, a proporcionarnos más autoestima y a afrontar el futuro con optimismo. Por contra, en estos tiempos estamos viendo otro tipo de nostalgia, la que la escritora denomina «restauradora», esa en la que pensamos que cualquier tiempo pasado fue mejor. Es un sentimiento que nos hace sentir atrapados y nos ancla en una visión pesimista e inmovilista. El populismo y el «antes se vivía mejor» son hijos directos de esta circunstancia.”

Cita extraída del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias, publicado por la editorial Oberón del Grupo Anaya.

Las citas de INSATISFICCIÓN. Capítulo 15. “El mundo es hype”.

“Casi toda la comunicación que recibimos nos lleva a un estado de excitación total, de instintos y de emociones básicas. Como decía Frank Luther Mott en su historia del periodismo americano, explota los más fundamentales y primitivos deseos humanos y nos enfoca en el impacto emocional más que en la reflexión. Hemos desembocado en lo que el autor Bob Franklin llama «infoentretenimiento», donde lo noticioso y la ficción se entremezclan, y en el que el fin último es el consumo de ese contenido, independientemente de su veracidad o importancia real. Todo se banaliza, y parece importante y no importante a la vez. Esto nos desorienta y nos hace o demasiado crédulos o demasiado incrédulos, pero, por encima de ello, nos transforma en una especie de adictos.”

Cita extraída del capítulo 15 “El mundo es hype” del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias, publicado por la editorial Oberón del Grupo Anaya.

Las citas de INSATISFICCIÓN. Capítulo 14. “Pesimismo y negatividad”

“Llegamos así a crear una «tormenta perfecta», porque, de un lado, tenemos esa tendencia natural del ser humano a primar lo negativo y, de otro, estamos sobrexpuestos a una gran cantidad de medios y un entorno donde se nos ofrece un flujo constante de noticias teñidas de un cariz pesimista. La consecuencia es que se va generando en nosotros una sensación de negatividad y temor semejante a una pesada nube que nos va acompañando y acechando. Un temor que ha devenido en una sociedad miedosa en la que, como escribía el poeta Eduardo Galeano, tenemos miedo a los ladrones y a la policía, a la soledad y a la multitud, a morir y a vivir, a lo que fue y a lo que será…”

Cita extraída del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias, publicado por la editorial Oberón del Grupo Anaya.

Entrevista sobre “INSATISFICCIÓN” en Solidaridad Digital de la Fundación ONCE

Os dejo en este link la interesante entrevista que me hicieron en el portal Solidaridad Digital de la Fundación ONCE, acerca de la insatisfacción que vivimos en las sociedades más avanzadas y de sus causas. Que la disfrutéis,

http://www.solidaridaddigital.es/noticias/cultura/hemos-desaprendido-convivir-con-nosotros-mismos

 

 

Las citas de “INSATISFICCIÓN”. Capítulo 11. Sobreexposición y reconocimiento social online

“El mundo que vemos y al que accedemos está marcado por los likes que damos en las distintas aplicaciones y redes sociales en las que estamos registrados. Cada vez que pulsamos un Me gusta, proporcionamos datos e información a las distintas plataformas y, con ello, nos van segmentando y entregando propuestas más personalizadas. Vamos creando así un ecosistema a nuestro alrededor que coloca las fronteras de nuestro universo frente al resto. El acceso a la infinidad de posibilidades existente queda inaccesible para nosotros, que solo vemos aquello que se ha segmentado por los likes que hemos pulsado. El límite de nuestro mundo ya no son las palabras, como decía Wittgenstein, sino los Me gusta que otorgamos.”

Cita extraída del capítulo 11 “Sobreexposición y reconocimiento social online” del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias, publicado por la editorial Oberón perteneciente al Grupo Anaya.

Las citas de “INSATISFICCIÓN”. Capítulo 10. Hiperconectividad

“…cuanta más memoria personal volcamos en los dispositivos y en la Nube, más expandimos nuestra identidad fuera de nosotros y más probabilidades existen de incrementar esa ansiedad por la desconexión, puesto que supone perder buena parte de nuestra memoria y de lo que somos.

Nuestros dispositivos se han convertido en los principales lugares para crear, almacenar y compartir nuestros recuerdos. La realidad personal resulta imposible de entender sin ese entorno online. Ahora somos lo que compartimos, lo que nos comentan, lo que nos valoran. Lo más íntimo y personal, que ayuda a configurar nuestra identidad, se expone a los demás, haciendo que la fortaleza de esa identidad dependa en alguna medida de lo que los otros opinen, aumentando nuestra dependencia e inseguridad.”

Cita extraída del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias. Publicado por la editorial Oberón, del Grupo Anaya.