Que no te engañen. Tienes tiempo, mucho tiempo

La concepción del tiempo es una de las grandes trampas de los tiempos posmodernos que vivimos.  El tiempo se agota y es oro. No podemos malgastarlo en algo que no resulte productivo y útil en apariencia. Hay que aprovechar cada tren porque puede ser el último. Los segundos son demasiado largos ya. La paciencia y la espera no se contemplan. Agilidad, flexibilidad, dinamismo y acción están en el ranking de las cualidades deseadas. Y sobre todo, el presente continuo. Mirar atrás es de nostálgicos y el futuro es lo que construimos en el presente, se dice. La lentitud exaspera y la velocidad nunca es suficientemente veloz. Leer más “Que no te engañen. Tienes tiempo, mucho tiempo”