Eres una máquina de crear, pero todavía no lo sabes. Descubre las 5 V que te ayudarán a aprovechar esa máquina y enfocarla adecuadamente

Todos y cada uno de nosotros hemos nacido con una capacidad infinita de crear. Sí, todos. Cuando hablo de crear, me refiero a la capacidad que tenemos de hacer cosas que tengan valor para nosotros mismos y para los demás.

No estoy hablando de creatividad, sino de crear, de hacer realidad algo a partir de la nada. Hemos dividido absurdamente el mundo entre los creativos y los que no lo son. Entre los que son supuestamente “originales y llenos de buenas ideas” y los que no. Y lo hemos confundido con crear. Pero no por ser más creativo creas más ni por ser menos, creas menos.

Porque la realidad es que todos, absolutamente todos, somos creadores. Todos, en nuestra vida, hemos hecho realidad miles de cosas a partir de la nada.

Creamos amistades, relaciones, vínculos, proyectos, experiencias, conversaciones…y lo hacemos de manera continuada, casi sin darnos cuenta. Lo hacemos desde que nacemos. El ser humano es un ser que crea.

Dos son los problemas por los que no somos conscientes de ello y no lo aprovechamos para sentirnos mejor. El primero es que confundimos crear con creatividad, como comentaba antes. Pensamos que si no somos ingeniosos no creamos, y eso es rotundamente falso. El ejercicio de crear no tiene nada que ver con el ingenio.

El segundo es que aquello que creamos tiene que ofrecer valor para nosotros y para los demás. Si hacemos cosas que tienen valor para nosotros pero no para los demás, nos sentimos frustrados porque no damos salida a aquello que hacemos. Es cuando la gente nos dice aquello de “No sabía que te gustaba…”, “No sabía que hacías…”, “No sabía que…”

En cambio, cuando hacemos cosas que tienen valor para los demás pero no para nosotros, nos sentimos faltos de motivación y poco realizados. Como nos ocurre en buena parte de los trabajos que desempeñamos.

No confundir crear con creatividad y alinear el valor que nos aporta lo que hacemos con lo que proporciona a los demás es fundamental para tener consciencia de nuestra capacidad de crear y que esta capacidad trabaje para que nos haga sentir mejor.

Para potenciar esa máquina de crear que todos llevamos dentro y alinearla con lo que realmente queremos ser en la vida, podemos poner en práctica estas 5 V. Leer más “Eres una máquina de crear, pero todavía no lo sabes. Descubre las 5 V que te ayudarán a aprovechar esa máquina y enfocarla adecuadamente”

Por qué a veces es bueno abandonar. 12 buenas razones para dejar algunas de las cosas que estás haciendo

No te rindas nunca, lucha hasta conseguirlo, persigue tus sueños… Éstas y otras muchas frases se han convertido en mantras continuamente repetidos en libros y conferencias en cualquier lugar del mundo, hasta el punto de considerarlo un paso fundamental para desarrollar una vida plena.

La imagen épica de ese héroe que no abandona, que lucha contra viento y marea contra todo contratiempo, que lo supera y que consigue el triunfo, se ha convertido en un modelo a imitar, con ejemplos en el mundo del deporte, de la cultura, de las ciencias,…

Abandonar está mal visto y mal considerado. Cualquier conducta que implique dejar algo sin llegar hasta el final o al límite de nuestras capacidades se considera un fracaso y atenta directamente contra nuestra confianza.

De esta manera, vamos sumando y sumando compromisos y obligaciones, muchas de las cuales apenas contribuyen a mejorar nuestras vidas, cuando no a empeorarlas.

Sí, abandonar no es siempre malo, sino todo lo contrario. Si aplicamos la famosa ley de Pareto del 80/20, diríamos que solo un 20 por ciento de lo que hacemos contribuye a lograr lo que queremos realmente conseguir en nuestra vida. Dedicamos un 80 por ciento de nuestro tiempo a cosas que no merecen la pena. Visto así, abandonar no parece una mala idea… Leer más “Por qué a veces es bueno abandonar. 12 buenas razones para dejar algunas de las cosas que estás haciendo”

15 aprendizajes de este año para el nuevo que entra

Todos, aunque a veces de manera inconsciente, cuando cerramos el año valoramos cómo nos ha ido, lo que esperamos y lo que deseamos para el siguiente. Hay años que parece que nada ha sucedido, y otros en los que tenemos la sensación de que todo se ha removido y nuestra vida ha cambiado por completo. Lo cierto es que, de cualquier circunstancia, por pequeña que sea, podemos aprender mucho si tenemos la actitud adecuada. Os dejo algunos de mis aprendizajes de este año que, aunque muy personales, seguro que os pueden ayudar para enfocar el año que entra. Leer más “15 aprendizajes de este año para el nuevo que entra”

Lo que debes pedirle a un buen jefe

Un alto porcentaje de los trabajadores manifiestan que dos de las razones por las que abandonan sus trabajos es por una mala relación con su jefe y un clima laboral tóxico. Y es que efectivamente, de un jefe depende una buena parte de lo que sucede en los equipos. Remuneración, promociones, ambiente, tiempo disponible, relaciones entre personas, desarrollo de las habilidades, motivación, …

Seguro que has vivido situaciones en las que estabas muy bien en el trabajo con tu jefe y tras un cambio, estando en un mismo puesto y misma empresa, todo se transforma, y lo que antes era un lugar motivador y retador se convierte en un pequeño infierno.

Nadie es perfecto y en la gestión de equipos siempre pueden cometerse errores, pero hay una serie de características fundamentales que todo buen jefe tiene y que, si quieres saber a qué atenerte, puedes chequear para saber si el tuyo las cumple. Leer más “Lo que debes pedirle a un buen jefe”

Descubre como gestionar tu estrés con tres sencillas claves

“Me encantaría hacerlo, pero no tengo tiempo”, “ojalá pudiera ayudarte, pero no sé cómo se hace”, ”quiero ponerlo en marcha, pero los demás no me ayudan”. ¿Cuántas veces nos repetimos estas frases a lo largo de nuestra vida? Seguramente hemos perdido ya la cuenta, pero unas palabras tan sencillas en sí mismas, encierran buena parte del estrés que sufrimos en nuestros días. Para hacerle frente existe una fórmula infalible que puedes poner en práctica en cualquier momento. Descubre cómo hacerlo. Leer más “Descubre como gestionar tu estrés con tres sencillas claves”

¿Cuándo debo cambiar de trabajo? Conoce las claves que te ayudarán a saber cuándo hacerlo

Nada es para siempre, y el trabajo tampoco es una excepción. Y menos en nuestros días. Sin embargo, todavía subsiste la idea de que es un mal menor que hay que tolerar para poder tener tranquilidad y seguridad, y continuar disfrutando de determinadas cosas que, sin ese empleo, sería imposible tener.

Y es así como, aún siendo conscientes de que hay muchas cosas que no funcionan, dejamos correr días, meses y los años, pasando un tercio de nuestra vida en un lugar donde lo mejor que podemos decir es que nos deja indiferentes, cuando no nos hace infelices.

De repente, nos convertimos en una especie de zombies, asumiendo que perdemos 8 horas diarias de muestra vida con total normalidad. A mí me ha pasado. Si tú también has vivido o vives esta situación, te invito a conocer algunos puntos que te harán reflexionar sobre si ha llegado el momento de cambiar de trabajo. Leer más “¿Cuándo debo cambiar de trabajo? Conoce las claves que te ayudarán a saber cuándo hacerlo”

Tu éxito y tu felicidad dependen de tu lenguaje interior. Claves para aprender a manejarlo

“Esto se me está haciendo cuesta arriba”, “me estoy dando contra un muro”, “es un callejón sin salida”… Estas expresiones y otras muchas forman parte de nuestro día a día en el trabajo, en las relaciones personales y en cualquier otro ámbito. Son metáforas y palabras que nos repetimos de manera casi inconsciente. Sin embargo, estas palabras tan familiares y, aparentemente, tan inofensivas, minan nuestra capacidad de acción de manera casi invisible, marcan nuestras posibilidades de tener éxito en aquello que emprendamos, y nos impiden disfrutar y ser felices con nuestra vida. Aprender a controlar el lenguaje interno es fundamental para tener una vida plena. Tú puedes cambiarlo con unas sencillas estrategias. Leer más “Tu éxito y tu felicidad dependen de tu lenguaje interior. Claves para aprender a manejarlo”