¿El verdadero progreso? Cada uno en lo suyo

El debate sobre qué significa el progreso y si esta época es la de mayor progreso es una constante. Y en él encontramos posturas para todos los gustos, posiciones que varían dependiendo de los avances que cada uno valora. Así, si unos defienden que vivimos más años y con más salud, otros alegan que este avance se circunscribe al aspecto físico, pero no al mental o espiritual, donde nos enfrentamos con cada vez más vacíos existenciales e insatisfacciones vitales que no indican precisamente progreso. Economía, política, educación, bienestar, igualdad, distribución de la riqueza, empleo, tecnología, medioambiente, etc. Infinidad de ámbitos y en ellos también infinidad de posiciones que disienten acerca de ese progreso. Progresar es caminar hacia un estado mejor y más desarrollado, pero la mejora de un aspecto puede empeorar otros. El progreso se entiende entonces como algo relativo y no absoluto. Un progreso que además es causa y es efecto. Empuja con sus mejoras hacia determinados valores y formas de vida, pero también es efecto al enfocarse en los espacios en los que la sociedad exige que se concentre. La sociedad vive en esa dinámica compleja de marcar terreno al progreso a la vez que es llevada a otros terrenos no previstos por ese aquello que progresa. Leer más “¿El verdadero progreso? Cada uno en lo suyo”

El hombre invisible

Visibilizar es la palabra. Ser, estar, hacerse visible como consigna de nuestros días. Poco importa se trate de causas sociales, decisiones políticas, arte, cultura, empresas o personas, si algo desea existir e incluso sobrevivir, ha de visibilizarse. Comprimimos todo nuestro ser en escasas etiquetas, en hashtags que han de definirnos, hacernos accesibles y localizables en la jungla ‘internetiana’. Y cuanto más arriba en las posiciones se nos muestre, más existimos. El medio transfigurado en fin, la herramienta en objeto. Poco importa lo que tengamos que decir si apenas somos visibles. Lo que no se ve, no existe, no sobrevive. Leer más “El hombre invisible”

La mediocridad y el principio de Peter. Cuando todos somos mediocres potenciales

La mediocridad está en el ambiente, está en el aire. Podemos respirarla, escucharla y oírla, tocarla y palparla. Se ha instalado en nuestras percepciones y en nuestras conversaciones. Ahora todo parece ser mediocre sin salvación. Como si de una de las plagas bíblicas se tratara, tenemos la sensación de que ha asolado todo espacio y lugar, desde lo político a lo educativo, desde lo empresarial a lo cultural. Todo lo que nos rodea, nos dicen y decimos, es mediocre, salvo nosotros mismos, claro. La mediocridad es la nueva palabra refugio, y la mediocracia su nuevo sistema.

La mediocridad es el nuevo vocablo hegemón que nos domina. En el reino de lo mediocre, nos repetimos, poco importa lo que hagamos porque siempre toparemos con algún mediocre que arruinará cualquier idea o iniciativa. Esa visión sistémica y despersonalizada de lo mediocre que se impone nos coloca en una cómoda resignación, en un no hacer y no intentar. Los culpables son los otros, los mediocres. Leer más “La mediocridad y el principio de Peter. Cuando todos somos mediocres potenciales”

La metasociedad y el mundo replicante

Metapensamiento, metacognición, metaemociones, metalenguaje, metaproyectos, metaprogramación, metadatos … Hoy todo es ‘meta’. Vivimos el ‘metamomento’ en una ‘metasociedad’. Este prefijo de origen griego domina nuestros tiempos. Un prefijo nacido para expresar el ir más allá, el ver lo que hay ‘después de’, el reflexionar acerca de la cosa misma estudiada o analizada. Hoy, sin embargo, esta nueva burbuja del ‘meta’, esta hiper inflación, nace con otros fines y fija otros objetivos mucho menos abstractos, más propios de la sociedad súper práctica, utilitarista y evidente que habitamos. Andamos a la búsqueda del cómo, del procedimiento y de la fórmula mágica que pueda ser replicada. Leer más “La metasociedad y el mundo replicante”