Reescribir historias

Estos tiempos, y cuáles no, son especialmente propicios para la metáfora y la búsqueda de similitudes. Hoy me viene a la frágil memoria la historia de aquel escritor norteamericano que, tras una azarosa vida en otros oficios, tomó la determinación de encerrarse un par de años en un minúsculo piso de la ciudad para escribir su gran obra. Con dinero escaso, cumplir los plazos fijados para terminarlo era fundamental. Finalizado el manuscrito y antes de que editorial alguna lo hubiera contratado, un fatal incendio destruyó parte de su piso, y con él también su creación. Desolación, frustración, impotencia y enfado fueron las inesperadas invitadas de aquel momento que debía haber sido todo lo contrario. Un incidente ajeno e imprevisto echaba por tierra no solo dos arduos años de trabajo, sino algo más, sus esperanzas y expectativas de arrancar una nueva vida como escritor. Como historia con final feliz (si no, no la hubiéramos conocido), el protagonista del relato decidió volverse a encerrar en su minúsculo inmueble y, a base de tesón, perseverancia e imagino de buenas dosis de desesperación, reescribir la historia que finalmente se convirtió en un éxito. Leer más “Reescribir historias”

Las citas de “Insatisficción”. Capítulo 5. Pónmelo fácil

“Perseverancia, práctica, repetición, aprendizaje, autoconocimiento y manejo de expectativas son herramientas fundamentales para fortalecer nuestra estima y confianza. Entrar en ese círculo virtuoso nos hace avanzar hacia territorios desconocidos sin temor y nos convierte en más tolerantes al error y a las frustraciones que conlleva este proceso. Quedarnos en lo fácil nos lleva, en cambio, al territorio de la impulsividad y la impaciencia, a pasar de una cosa a otra de manera superficial, sin repetición ni aprendizaje, a no empujarnos contra nuestros límites y a la incapacidad de conocernos a nosotros mismos y de manejar nuestras posibilidades. El resultado, a menudo, es caer en una actividad frenética y desordenada, donde apenas tenemos el control y nos domina la ansiedad y el estrés. Desarrollamos una baja tolerancia a la frustración y una gran resistencia y temor al cambio, lo que acabará afectando a nuestra autoestima y confianza.”

Cita tomada del capítulo 5 “Pónmelo fácil” del libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias, editado por la editorial Oberón del Grupo Anaya.

INSATISFICCIÓN disponible en Ebook también en La Casa del Libro y FNAC

INSATISFICCIÓN ya disponible también en ebook para La Casa del Libro y FNAC. No dejes de disfrutar de un libro imprescindible para estos tiempos.

LA CASA DEL LIBRO: https://www.casadellibro.com/?q=insatisficcion

FNAC: https://www.fnac.es/a7334064/Insatisficcion-Como-necesidades-ficticias-crean-insatisfacciones-ficticias#omnsearchpos=1

 

 

La cultura nunca falla

Releo estos días las memorias de Stefan Zweig e imaginariamente me encuentro sentado en el salón Bösendorfer escuchando un concierto e, imaginariamente también, disfruto de la particular acústica de sus vetustas paredes revestidas de madera. Es el último concierto y allí sentadas hay poco más de cuatrocientas personas que se resisten a su cierre. Un edificio moderno, funcional y “útil” ocupará su lugar en un futuro. Se apagan las luces y tratan de echar a la audiencia, pero allí nadie se mueve. Todos se resisten a salir de aquella sala que en otros tiempos pisaran Chopin, Brahms, Rubinstein y Listz. Pasan los minutos que se hacen quince, luego media hora, una hora y así durante mucho tiempo más. Ninguna persona se levanta. Leer más “La cultura nunca falla”

El hombre invisible

Visibilizar es la palabra. Ser, estar, hacerse visible como consigna de nuestros días. Poco importa se trate de causas sociales, decisiones políticas, arte, cultura, empresas o personas, si algo desea existir e incluso sobrevivir, ha de visibilizarse. Comprimimos todo nuestro ser en escasas etiquetas, en hashtags que han de definirnos, hacernos accesibles y localizables en la jungla ‘internetiana’. Y cuanto más arriba en las posiciones se nos muestre, más existimos. El medio transfigurado en fin, la herramienta en objeto. Poco importa lo que tengamos que decir si apenas somos visibles. Lo que no se ve, no existe, no sobrevive. Leer más “El hombre invisible”

Ya en preventa mi libro INSATISFICCIÓN

El próximo 19 de marzo sale a la venta mi libro Insatisficción. Como necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias,  editado por el sello Oberón del Grupo Anaya. Espero que seas un próximo lector.

Te dejo aquí la sinopsis y recuerda que YA PUEDES RESERVARLO CON UN 5% DE DESCUENTO EN AMAZON.

¿Tener muchas opciones acrecienta el sentimiento de culpa? ¿Por qué las ofertas personalizadas nos transforman en conformistas y manipulables? ¿La demanda de especialización reduce nuestra capacidad creativa y empática? ¿Cuáles son las razones por las que nos hemos vuelto una sociedad nostálgica, solitaria, adicta al rumor y polarizada?

Estas y otras muchas preguntas encuentran respuesta en ‘Insatisficción’. Vivimos en la sociedad con más abundancia de la historia de la humanidad y, sin embargo, estamos más insatisfechos que nunca. La primacía de determinados valores sociales y estilos de vida, los avances tecnológicos, el modelo económico actual, la forma en la que nos comunicamos y el papel desdibujado de las instituciones de siempre han creado necesidades ficticias que nos conducen a una insatisfacción permanente. Con una perspectiva original y diferente que abarca múltiples disciplinas, este libro nos revela las causas que originan esta insatisfacción, sus consecuencias y cómo superarlas. Un título imprescindible para entender cómo nos afecta la realidad que nos rodea y lograr una auténtica satisfacción. Una mirada original, diferente y cautivadora que cambia nuestra forma de ver la realidad.

insatisficcion

 

Clásicos

Decía Italo Calvino que un clásico es aquél que nunca termina de decirnos aquello que tiene que decirnos. Los clásicos nos hablan repetidamente, y nos hablan siempre distinto. La primera nunca es igual a la segunda vez, ni a la tercera ni a las siguientes. En ellos, la maravillosa experiencia de lo conocido, de lo que permanece y nunca cambia se hermana con desconocidos recovecos y rincones que nos siguen descubriendo algo nuevo, algo antes no visto por unos ojos y sentidos que quizás aún no estaban preparados. Leer más “Clásicos”

Se nos olvidó repetir

Los niños lo hacen y los ancianos también. Los primeros buscan seguridad ante la inmensidad que el mundo les presenta, los segundos una humilde reafirmación en el pequeño universo que les queda. Entretanto, el resto aceptamos la repetición con resignación. La novedad, el descubrimiento superficial, el cambio o la variedad son los signos de nuestros tiempos. Nuestro enemigo acérrimo es el aburrimiento y nuestras armas para combatirlo son la velocidad, las opciones incontables, el movimiento y el estreno. Estar en todos los sitios y a la vez en ninguno, no querer perderse nada para perdérselo todo. Así somos y así vivimos. Leer más “Se nos olvidó repetir”

La sociedad de la evidencia

Mejor si se ve, mejor si es evidente. Así pensamos y nos desenvolvemos en nuestros días. Sin apenas tiempo para la reflexión y en un mundo esencialmente emocional, todo ha de resultar evidente, fácil de ver, captar y digerir. Como si de bebés se tratara, ansiamos que todo nos venga masticado porque no podemos perder el tiempo en matices, abstracciones, dobles sentidos o ironías. Nos parecen esfuerzos estériles. Lo que importa es lo útil y lo útil es aquello que se ve, que se puede tocar y entender inmediatamente. Leer más “La sociedad de la evidencia”

Deshacer y derribar es nuestra nueva rutina

Destejer lo tejido para volverlo a tejer, derribar lo construido para volverlo a levantar, deshacer lo hecho para volverlo a hacer. Desfigurar y disolver lo que fue o lo que era para crear un nuevo es. Romper con lo anterior es hoy la norma. Existe un extraño atractivo en destrozar lo que nos antevino, aquello que fue antes. Expiarnos y renovarnos son condiciones indisolubles a nuestra naturaleza. Acabar con lo anterior, extinguirlo, es el camino intuitivo y sencillo. Ya no existen los legados si no son para resaltar su aspecto negativo e inducirnos al cambio. El legado positivo, el respeto a lo que funcionó, a lo que estuvo bien hecho, no importa de dónde ni de quién viniera, es víctima y reo del ansia de novedad posmoderna. Leer más “Deshacer y derribar es nuestra nueva rutina”