“Es la proporción, estúpido”. Huyendo de lo absoluto

En 1992, Clinton le espetaba a Bush la famosa frase “Es la economía, estúpido” en su campaña electoral, para dejar claro donde estaba la clave en ese momento particular. Hoy en día, podemos decirnos a nosotros mismos algo parecido respecto al mundo de absolutos en el que vivimos. “Es la proporción, estúpido” es un recordatorio que deberíamos hacernos todos. Y es que ya no nos movemos entre los extremos, sino que habitamos en ellos. El todo o la nada, el sí o el no. Los matices no nos gustan y nos exasperan. Sufrimos de una gran paradoja. En un momento de máximo individualismo, de supuesto auge de lo personalizado, seguimos deseando una talla única, aunque apenas nos demos cuenta. Deseamos soluciones que sirvan para la mayoría, sin tener en cuenta lo particular de cada uno. Por eso usamos parámetros compartidos para casi todo. Educación, salud, trabajo, nada queda fuera de lo absoluto. Medimos el rendimiento de nuestros hijos en la educación por estándares y comparación con el grupo, sin tener en cuenta sus capacidades y su esfuerzo. Ambicionamos ganar más y más dinero, más y más sueldo, sin tener en cuenta nuestras necesidades reales. Queremos una fórmula única para solucionar nuestros problemas en cada conferencia que vemos, libro que leemos o formación que recibimos. Olvidar los matices de cada situación y de cada persona nos lleva a la comparación, a la frustración y a una insatisfacción permanente, donde nunca alcanzamos lo que deseamos porque no conocemos nuestra proporción adecuada. Leer más ““Es la proporción, estúpido”. Huyendo de lo absoluto”

La vulnerabilidad nos hace fuertes. Conoce sus beneficios

¿Cuándo ha sido la última vez que te has mostrado vulnerable públicamente? O mejor aún ¿lo has hecho alguna vez? Es muy probable que no lo recuerdes, porque es poco habitual. Exponerse ante los demás es algo que en nuestros días identificamos con debilidad. Evitamos mostrar preocupaciones, temores e inseguridades porque creemos que perjudica nuestra imagen y afecta a que seamos aceptados y respetados por el resto.

Sin embargo, esa actitud mina, casi sin darnos cuenta, muchos aspectos de nuestra vida: la capacidad de aprendizaje, la relación con los demás, el bienestar emocional, la adaptación al cambio, la autoestima y la seguridad en uno mismo, entre otros.

Por contra, la vulnerabilidad nos hace fuertes. Es esencial que conozcamos cuáles son esas cosas que nos hacen vulnerables para, posteriormente, reconocerlas sin miedo ante nosotros mismos y ante los otros. Conocernos y reconocernos vulnerables son las vías esenciales para adquirir fortaleza, aunque parezca algo paradójico. Y es que la vulnerabilidad tiene muchos beneficios que podemos explotar. Leer más “La vulnerabilidad nos hace fuertes. Conoce sus beneficios”

El poder del silencio

Vivimos en un mundo repleto de ruido, y apenas ya nos damos cuenta. Hasta tal punto de que en Europa perdemos anualmente el equivalente a 45000 años de vida saludable por la contaminación acústica a la que nos vemos sometidos. Pero ese ruido no solo está relacionado con esa contaminación. Cada vez nos escuchamos menos entre nosotros, respetamos menos los silencios y practicamos una suerte de monólogo continuo, en lugar de un diálogo con los demás.

Ansiedad, estrés, hiperactividad, falta de concentración, conflictos en las relaciones, menor creatividad, peor calidad en el aprendizaje. Estas y otras muchas consecuencias son provocadas por el ruido.

Por contra, el silencio es poderoso. Posee múltiples beneficios que mejoran nuestra salud, nuestro rendimiento y nuestra relación con los demás. Descubre ahora algunos de esos beneficios. Leer más “El poder del silencio”

Cuidado con lo que deseas, tus expectativas pueden jugarte una mala pasada. Descubre cómo mantenerlas bajo control para conseguir resultados que te satisfagan

“Pensaba que esto iba a ser de otra manera”, “Me siento defraudado”, “Nunca imaginé que esto fuera a ser así”… Seguro que en más de una ocasión has pensado o pronunciado alguna de estas frases. Todas ellas son el resultado de expectativas defraudadas, de la diferencia entre lo que te imaginas y la realidad. Esa resultante, cuando no es positiva, te origina frustración, decepción y a menudo, desconfianza. En esa ecuación, a veces es difícil intervenir en la realidad. Sin embargo, actuar en tus expectativas resulta más sencillo y va a permitir que se disminuya esa diferencia entre lo que imaginas y lo que obtienes.

Para eso, es importante tener en cuenta algunas causas que originan que a menudo caigas en la sobreespectativa. Tenerlas bajo control es la mejor garantía para obtener satisfacción, reforzar tu confianza y no sentirse decepcionado. Leer más “Cuidado con lo que deseas, tus expectativas pueden jugarte una mala pasada. Descubre cómo mantenerlas bajo control para conseguir resultados que te satisfagan”

¿Por qué la complejidad nos hace infelices? Descubre cuatro formas de recuperar tu felicidad en el trabajo

¿Sabes exactamente qué impacto tiene en el destinatario final el trabajo en el que pasas buena parte de tus horas al día? Es más, ¿conoces quién es? ¿cuánto de ti, de lo que tú realmente eres y quieres expresar está representado en aquello que haces? ¿qué es realmente tuyo y qué se debe a las interminables interacciones con un montón de personas y a los inacabables procesos?

El interés de las empresas por llegar a cada vez un mayor número de gente con un menor coste y más rapidez ha ido generando procesos largos y complejos, y colocando en ellos a un creciente número de personas que se han convertido en una pieza más de esa cadena.

¿Las consecuencias? Gran parte de los trabajadores desconocen el valor real que aportan, pierden el contacto con lo que realmente genera satisfacción, que no es más que ver el impacto que lo que hacen tiene en el consumidor final. Y acaban trabajando “hacia dentro”, haciendo las cosas más complejas para justificar su trabajo. Leer más “¿Por qué la complejidad nos hace infelices? Descubre cuatro formas de recuperar tu felicidad en el trabajo”

A largo plazo no estamos todos muertos, pero a corto plazo sí. Descubre los 10 beneficios de pensar a largo plazo

“A largo plazo, todos muertos” decía Keynes hace poco menos de un siglo. Y parece que, a día de hoy, hemos llevado su consejo al extremo. Vivimos una cultura de la inmediatez absoluta, del “lo quiero ahora”, donde aguardamos menos de tres segundos a que cargue una página web, en la que esperamos que nuestros pedidos online lleguen ya en unas escasas horas, donde esperamos dietas milagrosas que funcionen en un mes, aprender idiomas en semanas o cambiar radicalmente nuestras vidas leyendo un par de libros de autoayuda o asistiendo a alguna conferencia.

Nos hemos habituado a vivir en el hiper cortoplacismo y a funcionar con la respuesta inmediata, emocional e instintiva. ¿La consecuencia? Ansiedad, estrés, falta de control en nuestras vidas, desmotivación, falta de compromiso, sentimiento de urgencia que nos impide descifrar lo que es verdaderamente importante, y la vaga sensación de que la vida se nos va escapando sin hacer lo que realmente queremos, con la consecuente sensación de frustración e impotencia.

Olvidarte del corto plazo y de la inmediatez, y comenzar a pensar más en el largo plazo te proporciona una serie de beneficios que aportan mayor plenitud a tu vida. Descubre ahora algunos de ellos. Leer más “A largo plazo no estamos todos muertos, pero a corto plazo sí. Descubre los 10 beneficios de pensar a largo plazo”

¿No tienes la vida que te gustaría? Pues depende exclusivamente de ti. Define tu Marco de Vida y comienza el cambio

“La vida es muy corta para jugar juegos tontos, prometo que no volveré a hacerlo nunca más”, decía la letra de una conocida canción de hace ya unos cuantos años. Pero también es probable que tú te hayas sentido así alguna vez en tu vida, con la impresión de que estás gastando una buena parte de tu tiempo y energía en cosas que realmente no son importantes para ti.

Y cuando de repente eres consciente, te prometes a ti mismo cambiar y, sin embargo, tras un tiempo intentándolo, vuelves al mismo punto de partida.

¿Qué es lo que ocurre? Estás abordando la situación desde una parte muy operativa y superficial, lo que lleva a hacer depender tu cambio de tu fuerza de voluntad, que siempre se acaba quebrando porque detrás no hay un verdadero compromiso.

Para alcanzar ese compromiso y conseguir llevar la vida que realmente quieres, es necesario definir tu Marco de Vida. Este marco te permitirá fijar el espacio en el que te moverás, te aportará seguridad y un patrón de actuación que hará que todo lo que emprendas contribuya a lograr la vida que deseas. Para ello, es necesario trabajar cuatro aspectos. Leer más “¿No tienes la vida que te gustaría? Pues depende exclusivamente de ti. Define tu Marco de Vida y comienza el cambio”