Te acaban de despedir y estás desorientado. ¿Qué hacer y cómo actuar?

No hay que engañarse. A nadie le gusta que le echen de sitio alguno, y el trabajo no es una excepción. Un despido provoca cambios no previstos (se rompe la rutina que tenías y que marcaba tu tiempo disponible, se dejan de tener relaciones y contactos, se pierde la supuesta seguridad y tranquilidad económica que aporta una nómina, …) y esto, de manera inevitable, desestabiliza y desorienta. A esto se suma que, en muchas ocasiones, puede generar inseguridad porque malinterpretes este despido y pienses que toda la responsabilidad es tuya, y que lo ocurrido se debe a tu incapacidad y mal desempeño. Y, por último, aún existe una especie de estigma social donde los despidos se ven siempre como un fracaso y se tratan con condescendencia y con cierta compasión (en la familia, en los amigos, en los ex-compañeros, etc)

Leer más “Te acaban de despedir y estás desorientado. ¿Qué hacer y cómo actuar?”