La trampa del low cost. Cómo ha convertido la calidad en inaccesible y ha hecho descender nuestro nivel de bienestar

Existe una idea extendida de que la llegada hace años de los negocios low cost ha permitido que podamos tener acceso a cosas antes impensables. Gracias a estas iniciativas hemos podido conocer lugares remotos, decorar y redecorar continuamente nuestras casas o llenar nuestros armarios de prendas de ropa, entre otras muchas cuestiones.

Un modelo bajo el que subyace la premisa de que las personas debemos consumir más y un poco antes de que lo necesitemos para que esos negocios alcancen la rentabilidad. La estrategia para lograrlo es que las empresas rebajen sus costes y la calidad de lo que venden justificándolo porque el precio es menor.

Un esquema que ya se ha extendido a todos los ámbitos de nuestra vida y que está afectando a nuestro bienestar, rebajándolo hasta niveles nunca antes vistos. Aceptamos que una prenda no dure más de un mes, que los alimentos que tomemos sepan a nada, que haya que asumir un sobreprecio inmenso por cada gramo de peso que coloques en tu maleta en un avión…

Sin embargo, lo aceptamos con normalidad porque creemos que es la tasa que hemos de pagar si queremos acceder a cosas que, de otra forma, jamás podríamos. Pero, de manera silenciosa, ese bajo coste está también rebajando nuestro nivel de calidad de vida. Leer más “La trampa del low cost. Cómo ha convertido la calidad en inaccesible y ha hecho descender nuestro nivel de bienestar”

Videoblog. Cómo los espacios urbanos pueden preservar la historia y construir comunidad

La arquitectura nos rodea, marca buena parte de la forma en la que nos sentimos, relacionamos y vivimos y, sin embargo, nos pasa desapercibida. En este vídeo inspirador podrás conocer algunos de los valores que nos pueden aportar los espacios públicos. Somos, en parte, aquello que nos rodea.

La sociedad de la adición y de la adicción. Cuando sumar no siempre es positivo

Cuanto más, mejor. Esta máxima es uno de los principales motores que mueve nuestra sociedad. Más posesiones, más conocimientos (no importa lo relevantes o no que sean, ni la profundidad y valor real que posean), más amistades, más esperanza de vida, más ventas, más seguidores, más likes,… Adicionar es sinónimo de éxito, de progreso. Si no sumamos, tenemos la sensación de no avanzar, de no prosperar.

Como seres humanos, poseemos dos sesgos que nos llevan a decantarnos por adicionar cosas en nuestras vidas. De una parte, tenemos una pronunciada aversión a la pérdida. No nos gusta perder algo que nos pertenezca, por lo que la tendencia no es a restar sino a sumar y acumular. De otra, poseemos un instinto primitivo que nos incita a guardar por si vienen tiempos de escasez.

A su vez, en el ámbito social el disponer de más nos provee de un cierto estatus, de una posición y un reconocimiento. Hemos creado una ecuación en la que tener más es igual a ser más. El tener equivale al ser. Así que cuanto más sumamos, más tenemos y más somos. Es algo fácil de entender, tangible y reconocible, de ahí que la idea se haya expandido rápida y extensamente entre todos nosotros. Leer más “La sociedad de la adición y de la adicción. Cuando sumar no siempre es positivo”

¿Contra qué?… Descubre los beneficios de fomentar un pensamiento contraintuitivo

Las personas somos intuitivas y nuestro acercamiento a la realidad se produce en buena medida a través de las intuiciones. Esto es así porque permiten ahorrar a nuestro cerebro esfuerzo y energía, ser rápidos en la respuesta y aportar la seguridad de apoyarnos en experiencias pasadas almacenadas en nuestro inconsciente.

Estas intuiciones son fundamentales para nuestra supervivencia e indispensables en nuestra vida, pero lo contraintuitivo también forma parte de nuestro día a día, aunque a menudo no nos percatemos. Nuestra salud es más robusta si tenemos (hasta un cierto límite) un número de bacterias nocivas en nuestro cuerpo. Poseemos músculos que se atrofian si no se les somete a un esfuerzo extremo y a un cierto sufrimiento de vez en cuando. Pagamos a las compañías de seguros por “quedarnos igual que estamos” o a Ikea por hacer el trabajo de montar nosotros los muebles. Leer más “¿Contra qué?… Descubre los beneficios de fomentar un pensamiento contraintuitivo”

Videoblog. 10 reglas para conversar mejor

Conversar es una fuente de bienestar, aprendizaje y motivación. En este vídeo, Celeste Headlee nos muestra 10 reglas para mejorar nuestra capacidad de conversar.

¿Qué pasaría si lo perdiéramos todo? La supervivencia es nuestro nuevo reto

El ser humano está programado para la supervivencia, como cualquier otra especie de nuestro planeta. Es el instinto más primitivo y ancestral. Pero nuestra evolución ha ido añadiendo múltiples capas por encima de él que han permitido que nos desarrollemos hasta cotas que ningún otro ser vivo ha podido alcanzar. Hemos aprendido a socializar y relacionarnos de forma cada vez más compleja, a colaborar, a planificar, a proyectarnos al futuro o a imaginar, y hemos creado estructuras sociales para acompañar todo este proceso evolutivo y garantizarnos cierta seguridad. A cambio cedemos buena parte de nuestra autonomía e independencia. Vivimos acomodados y volcamos en esas superestructuras creadas artificialmente la esperanza de que diseñen un entorno controlable y predecible en el que habitar. Pero la vida nos recuerda de vez en cuando lo maravillosamente impredecible que es y es ahí el momento en el que nos acordamos de desempolvar nuestro instinto de supervivencia. Leer más “¿Qué pasaría si lo perdiéramos todo? La supervivencia es nuestro nuevo reto”

Cómo una sociedad dependiente de la predicción nos hace cada vez más frágiles

Habitamos en una sociedad en la que los datos, su recogida y su análisis se han convertido en una verdadera obsesión. Una obsesión que la tecnología ha contribuido a incrementar haciendo que ese trabajo sea más rápido, fácil y de mayor alcance. Y todo ello con un único fin que es el de la predicción. Colocamos sensores, medidores, huellas y todo tipo de sistemas que recogen información variada y diversa para poder hacer predicciones. Anticipar cómo será el comportamiento humano ante determinadas situaciones, el tiempo que vendrá, el movimiento de los mercados y del comercio, la evolución de la naturaleza, las próximas profesiones… Queremos, deseamos y ansiamos que todo sea predecible para reducir la incertidumbre.

Pero los grandes cambios y los acontecimientos que realmente marcan un nuevo devenir nunca son ni serán predichos. Las grandes crisis económicas, las catástrofes naturales, nada ocurre como la mayor parte de las previsiones indican. ¿Porqué? Porque el modelo se sustenta en dibujar el peor escenario basado en algo ocurrido en el pasado. Inferimos hechos del pasado para llevarlos al futuro aun a sabiendas de que las circunstancias de cada acontecimiento no son repetibles cien por cien y en esa desviación, por pequeña que sea, está lo relevante. Un acontecimiento pasado que además, en su momento, fue también algo que no pudo ser predicho. Nuestro gran error es seguir pensando que podemos llegar a predecirlo todo y que cuantos más datos tengamos, más podremos lograrlo, queriendo erigirnos en una especie de modernos dioses. Pero en la vida siempre hay aleatoriedad y sobresalto, y además son esos cambios los que nos mueven y hacen avanzar, para bien o para mal. Creer indefectiblemente que todo es predecible nos debilita y nos hace frágiles. Leer más “Cómo una sociedad dependiente de la predicción nos hace cada vez más frágiles”