Cuanto peor, peor

Están por todas partes. En las empresas y grupos de trabajo, en la política y en las administraciones, en la cultura y en la educación, en los medios de comunicación y en las redes sociales, en nuestros círculos más íntimos… Son seres peculiares que parecen sentir una extraña alegría, muy cercana a lo masoquista, cuando aparecen las malas noticias. Se regodean y retozan en ellas. Disfrutan cuando aparecen y no dudan en realimentarlas, engordarlas y extenderlas. Las siembran y las crean cuando no existen. Su reino es el de la discordia, el malentendido y el rumor. Permanecen al acecho de la negrura para capturarla y expandirla, mientras se deslizan como pez en el agua por el lado oscuro de las cosas. Leer más “Cuanto peor, peor”

Lo real, lo financiero y las desigualdades

El mundo siempre ha sido desigual. La desigualdad es inherente a la vida, desde el momento en el que los seres vivos en general, y los humanos en particular, somos diferentes. Nuestra unicidad nos hace por fortuna distintos, pero nuestro ser único porta en su envés la desigualdad. La humanidad, desde la inclusión del ámbito privado en la esfera de lo social, ha ideado artificios y mecanismos para intentar rebajar las desigualdades, mientras potenciaba ese ser únicos de cada individuo. Una dinámica tensa, interrumpida a veces por la irrupción de acontecimientos diversos que ha dejado en nuestros días una concienciación y sensibilidad mayor que nunca a la hora de combatir esas desigualdades, pero a la vez una percepción de que los últimos tiempos vuelven a acrecentarla. Leer más “Lo real, lo financiero y las desigualdades”

La acción infinita y los modernos Penélope

Acción y reacción. Son estas dos palabras que capitalizan nuestra forma de ser y estar en la sociedad de nuestros días. Ser calificado como hombre o mujer de acción contiene siempre un cariz positivo e incluso de admiración. Nuestro mundo desarrollado no contempla la inacción. Nos exaspera, nos lleva a la desconfianza, la tildamos de poco útil y la consideramos de escasa productividad.  E indisolublemente unida a esa acción, surge la reacción o la contra acción como algo esperado y deseado. Entregados a la actividad frenética como forma característica y esencial de desempeñarnos, apenas podemos estar parados y consecuentemente, contraemos los tiempos entre la acción y la reacción a límites minúsculos. Leer más “La acción infinita y los modernos Penélope”

La nueva plaga

Siempre existieron, aunque ahora parecen multiplicarse por mil y en todas las esquinas. Están en la política, en las empresas, en los medios y hasta en nuestros círculos más íntimos. Son hiperbólicos y se mueven como pez en el agua en la alarma y en el miedo, que esparcen y difunden a voz en grito con disonancias, altisonancias y lenguaje desbocado. Adoran los rumores, a los que gozosamente prestan oído mientras contribuyen a extenderlos sin rubor ni cortapisa. Leer más “La nueva plaga”

Clásicos

Decía Italo Calvino que un clásico es aquél que nunca termina de decirnos aquello que tiene que decirnos. Los clásicos nos hablan repetidamente, y nos hablan siempre distinto. La primera nunca es igual a la segunda vez, ni a la tercera ni a las siguientes. En ellos, la maravillosa experiencia de lo conocido, de lo que permanece y nunca cambia se hermana con desconocidos recovecos y rincones que nos siguen descubriendo algo nuevo, algo antes no visto por unos ojos y sentidos que quizás aún no estaban preparados. Leer más “Clásicos”

Se nos olvidó repetir

Los niños lo hacen y los ancianos también. Los primeros buscan seguridad ante la inmensidad que el mundo les presenta, los segundos una humilde reafirmación en el pequeño universo que les queda. Entretanto, el resto aceptamos la repetición con resignación. La novedad, el descubrimiento superficial, el cambio o la variedad son los signos de nuestros tiempos. Nuestro enemigo acérrimo es el aburrimiento y nuestras armas para combatirlo son la velocidad, las opciones incontables, el movimiento y el estreno. Estar en todos los sitios y a la vez en ninguno, no querer perderse nada para perdérselo todo. Así somos y así vivimos. Leer más “Se nos olvidó repetir”

El mundo híbrido y la muerte dulce

Ya no podemos caracterizar las décadas como antaño. Esta que finaliza, como las anteriores desde los años noventa del pasado siglo, apenas tienen rasgos culturales característicos salvo la hibridez que las ha dominado, y que se ha ido haciendo cada vez más extensiva, omnipresente e invisible. Hoy todo es mezcla, un melting pot globalizado que bajo la apariencia de personalización se muestra más impersonal que nunca. La fusión sustituye a la invención, la reformulación a la creación. Hoy nada es anti ni contra, todo es post. Los años pasados vuelven a nuestros días en forma de remakes, de revivals remasterizados. Leer más “El mundo híbrido y la muerte dulce”