El hombre invisible. Una ficción muy real

Escribía por placer y con dolor. El placer de dejar negro sobre blanco recovecos de su cabeza y de su corazón. El placer de verse reflejado en cada texto y en cada píxel de esa pequeña pantalla con la cruda y pura veracidad que ningún otro espejo puede proyectar. El placer de expiarse cada poco tiempo, de dejarse llevar, de abandonarse al sin sentido y al con sentido de sus palabras. El placer de comunicar y comunicarse porque sí, sin más objetivo que mostrar sin pudor sus pensamientos y emociones. Con dolor por la idea esquiva, por repetirse, por la pereza de una línea más, de un párrafo más. Leer más “El hombre invisible. Una ficción muy real”