Los nuevos apátridas

Están entre nosotros, nos los cruzamos por las calles y apenas podemos distinguirlos ni diferenciarlos del resto. Tienen igual nacionalidad a la nuestra, hablan una misma lengua, comparten cultura y muchos de ellos poseen niveles educativos iguales o superiores a la media. Sin embargo, carecen de los mínimos derechos. Un revés inesperado, un riesgo no bien calculado les ha expulsado del sistema y han quedado ignorados socialmente, expuestos a la total desprotección. El universo hiper economizado e individualista creado a nuestro alrededor ha convertido a miles de personas en los nuevos apátridas, que habitan en un suelo y un territorio donde sienten el desamparo y en el que se transforman en invisibles para el resto. Son los nuevos migrantes que no necesitan desplazarse para sentir que no pertenecen a lugar alguno. Habitantes de un nuevo limbo social que pueden expresarse, pero no se les escucha. Que son libres, pero no tienen derecho a la acción. Como recordaba Hannah Arendt, son seres humanos a los que se les ha privado de la significatividad de sus opiniones y de la efectividad de sus acciones. Nada de lo que piensan importa, nada de lo que hagan cuenta. Su presencia es esporádica y solo aparecen insertos en la masa de fríos números estadísticos. Leer más “Los nuevos apátridas”

A vueltas con el pasado

Es inevitable. Volver la vista atrás contiene el riesgo cierto de toparnos con cosas que nos chirrían, que desentonan con nuestro ser actual, que nos desagradan. Nadie ni nada queda exento de tal circunstancia. Evolucionamos y cambiamos, pero lo dicho, lo escrito y lo hecho queda. Fuimos hijos de nuestro tiempo, fuimos nosotros y nuestras circunstancias. Nuestro tiempo y nuestras circunstancias, sin embargo, parecen olvidarse a la luz de los recuerdos, pero los hechos quedan. Así funciona la mentalidad revisionista. Interpreta los hechos pasados como algo objetivo e independiente de las circunstancias y tiempos que los alumbraron. Circunstancias y tiempos que no solo tiende a olvidar, sino que los asimila con las actuales. Leer más “A vueltas con el pasado”

La nueva plaga

Siempre existieron, aunque ahora parecen multiplicarse por mil y en todas las esquinas. Están en la política, en las empresas, en los medios y hasta en nuestros círculos más íntimos. Son hiperbólicos y se mueven como pez en el agua en la alarma y en el miedo, que esparcen y difunden a voz en grito con disonancias, altisonancias y lenguaje desbocado. Adoran los rumores, a los que gozosamente prestan oído mientras contribuyen a extenderlos sin rubor ni cortapisa. Leer más “La nueva plaga”

Clásicos

Decía Italo Calvino que un clásico es aquél que nunca termina de decirnos aquello que tiene que decirnos. Los clásicos nos hablan repetidamente, y nos hablan siempre distinto. La primera nunca es igual a la segunda vez, ni a la tercera ni a las siguientes. En ellos, la maravillosa experiencia de lo conocido, de lo que permanece y nunca cambia se hermana con desconocidos recovecos y rincones que nos siguen descubriendo algo nuevo, algo antes no visto por unos ojos y sentidos que quizás aún no estaban preparados. Leer más “Clásicos”

Se nos olvidó repetir

Los niños lo hacen y los ancianos también. Los primeros buscan seguridad ante la inmensidad que el mundo les presenta, los segundos una humilde reafirmación en el pequeño universo que les queda. Entretanto, el resto aceptamos la repetición con resignación. La novedad, el descubrimiento superficial, el cambio o la variedad son los signos de nuestros tiempos. Nuestro enemigo acérrimo es el aburrimiento y nuestras armas para combatirlo son la velocidad, las opciones incontables, el movimiento y el estreno. Estar en todos los sitios y a la vez en ninguno, no querer perderse nada para perdérselo todo. Así somos y así vivimos. Leer más “Se nos olvidó repetir”

El mundo híbrido y la muerte dulce

Ya no podemos caracterizar las décadas como antaño. Esta que finaliza, como las anteriores desde los años noventa del pasado siglo, apenas tienen rasgos culturales característicos salvo la hibridez que las ha dominado, y que se ha ido haciendo cada vez más extensiva, omnipresente e invisible. Hoy todo es mezcla, un melting pot globalizado que bajo la apariencia de personalización se muestra más impersonal que nunca. La fusión sustituye a la invención, la reformulación a la creación. Hoy nada es anti ni contra, todo es post. Los años pasados vuelven a nuestros días en forma de remakes, de revivals remasterizados. Leer más “El mundo híbrido y la muerte dulce”

Lo elegido frente a lo dado

Hiper individualistas como somos y como nuestra sociedad nos ha enseñado a ser, lo dado apenas encuentra ya hueco en nuestras vidas frente a lo elegido. O al menos en la apariencia. Descreídos de dioses y deidades sobre naturales, endiosados a cambio en nuestro propio yo, relegadas las obligaciones con los demás frente a los derechos subjetivos y al deber con uno mismo, todo es elegible y nada ha de ser impuesto. Lo dado es imposición y violenta nuestra libertad. Todo es elección, y nada puede ser dado. Lo elegido resulta siempre finito, cambiable e intercambiable. Nuestra vida es ahora un puzle que podemos montar y desmontar. La multiplicidad de opciones disponibles nos llama al cambio continuado. Leer más “Lo elegido frente a lo dado”