La cabeza y el sombrero

-Es una pena, el sombrero me encanta, pero no me ajusta bien.

-No se preocupe. Siempre puede usted reducir un par de tallas su cabeza.

Este diálogo surrealista e ilógico parecería altamente improbable si visitáramos cualquier sombrerería y su vendedor nos planteara la opción de disminuir nuestra talla de cabeza en lugar de ofrecernos otras tallas de sombrero. Qué distinto es, sin embargo, cuando hablamos del mundo y de la sociedad que nosotros mismos hemos ideado. Olvidamos que los sistemas sociales son creaciones del ser humano, como lo son también los sombreros, y que están hechos para facilitar la vida de las personas, no al revés. Igual que nos resulta disparatado ajustar nuestra cabeza a una única talla de sombrero, debiera resultarnos disparatado el ajustarnos a la talla única de un sistema social que interpretamos como inamovible e incambiable. Un surrealismo, empero, muy real, cuando nos ajustamos irremisiblemente a un sistema creado por el ser humano para servirse a sí mismo, como si este entramado fuera algo diseñado por un ser superior que se nos impone y al que debemos plegarnos y sufrir en él sin remisión.

Lamentablemente, esa es la realidad de un mundo donde un uno por ciento de la población acumula buena parte de la riqueza (eso sí, solo económica) del planeta, mientras el noventa y nueve por ciento restante ajusta su talla a un sombrero que ni le sienta bien ni siquiera desea en numerosas ocasiones. Un sistema que, además, no solo ofrece una talla única, sino que hace recaer la culpa sobre ese noventa y nueve por ciento al que reclama su responsabilidad absoluta por no adaptarse a ella como otros han hecho. Un sistema que se muestra condescendiente con los que no se ajustan, a los que trata a base de ayudas y subsidios, nada más estigmatizante e injusto. Dádivas de un sistema hecho por el ser humano para el ser humano del que finalmente ha terminado por ser un moderno esclavo y sirviente que ha transformado su vida en una lucha por la supervivencia, y su existencia en un simulacro de verdadero bienestar.

El gran mercado y sus leyes, la ‘mano invisible’ que todo lo regula se muestra más invisible que nunca en estos días, incapaz y devastadora, sometida a dilemas que jamás imaginó bajo su égida del ‘trabaja, consume y sé feliz’. Un sombrero de talla única al que todos intentamos ajustar nuestras cabezas, sin pensar en la conveniencia de dejarlas como son y colocarnos un sombrero de otra talla. Y es que resulta que la naturaleza no es una gran despensa interminable de recursos, y requiere entablar otra relación con ella. Resulta que demandamos trabajos con más significatividad, que nos proporcionen el verdadero bienestar de hacer lo que nos gusta y deseamos, no lo que es más productivo para esa talla única. Resulta que podemos y queremos pasar días sin consumir, y que no hace falta tanta oferta de tantas cosas. Resulta que no necesitamos estar en continuo movimiento y cambio, que la velocidad descontrolada solo lleva al accidente. Tantos ‘resulta’, casi infinitos, nos recuerdan que la cabeza no nos ajusta al sombrero, y que por más que queramos adaptarla, siempre sentiremos la incomodidad de constreñir nuestra esencia, esa que podemos empequeñecer, pero no eliminar. Y, así, andando ajustados a la talla única, encontramos que nuestro Ser se hace diminuto, y nos sentimos vacíos y dominados por la tristeza de no poder mostrar nuestra verdadera grandeza, esa que sí es de talla única. Nuestros días demandan buscar una nueva talla… de sombrero.

Óscar Fajardo Rodríguez es autor, ensayista y articulista. Ha publicado con el sello Oberón del Grupo Anaya el libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias. Si deseas contactar para colaboraciones, escribe a articulistaxxi@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s