La abstracción y la libertad

Decía Schopenhauer que la abstracción era la única capaz de liberar al ser humano de la cárcel de la voluntad y de la razón. Hoy probablemente añadiría a esas dos ‘prisiones internas’ la externa de la evidencia. Nuestro mundo es preeminentemente visual, y nuestra aproximación a las realidades se produce fundamentalmente a través de nuestros ojos. No en vano, una de las principales clasificaciones que hacemos hoy en día es dividir las cosas entre poco y muy visuales. Y cuando algo es calificado como poco visual queda inmediatamente desacreditado porque lo poco visual adquiere un tono peyorativo, una traza negativa que implica que lo creado no luce, no comunica, no envuelve, no impacta. En un mundo hiper poblado de imágenes que se nos abalanzan a cada paso y a cada clic, nada importa más que el impacto. Ser impactante, gritar a través de la visualidad, atrapar nuestra vista (que no nuestra atención, no equivoquemos), mantenernos una milésima de segundo más en esa imagen que en la siguiente.

La infeliz fórmula de impacto, competencia por la supuesta atención, imágenes, inmediatez y tecnología en nuestro bolsillo nos ha conducido al terreno de la evidencia suprema como reina absoluta. Nos ha empujado a pasar de que una imagen valga más que mil palabras a tener que emplear mil palabras para explicar una imagen. Nos ha impulsado a ser gobernados por el instinto en nuestras reacciones. Hemos achicado tanto los espacios de tiempo y aumentado tanto la necesidad de no dejar nada vacío que se ha expulsado la posibilidad de abstracción.

Esa abstracción que, según Schopenhauer, nos libraba de la tiranía de la voluntad y de la razón, es también la que nos empuja a abrir campos no trillados ni explorados, a hermanarnos con la imaginación y nuestro universo creativo, a soltar las amarras de la inmediatez y del discurso hegemónico. En la abstracción y su ejercicio reside también en buena parte la espontaneidad. El ser humano logra ser mucho más espontáneo cuando es capaz de escapar de lo evidente y de lo inmediato que se le presenta ante sus ojos y muestra una disposición a ver más allá, a mirar con todos sus sentidos y con todas esas multitudes que lo habitan. Es en ese momento cuando, como recordaba Erich Fromm, alcanzamos esa libertad y sensación de existencia plena. Un ser humano que se abstrae y tiene la facultad y el espacio para hacerlo, es un ser libre y un ser independiente.

Una sociedad que no permite la abstracción, que no la fomenta, que no se permite esos vacíos inquietantes pero repletos de vida es una sociedad que solo alumbra autómatas que pierden su capacidad crítica, que extravían su sensibilidad hacia ellos mismos, hacia los demás y hacia lo que les rodea, que se comportan como un rebaño que actúa como la masa, que equivoca la obediencia con el fanatismo y que, paradójicamente, es incapaz de adherirse a unas mínimas normas de convivencia. Lo evidente constriñe la mente y el espíritu de las personas, que ya no saben imaginar, solo ejecutar. Lo evidente deshecha la curiosidad porque se aventura en territorios donde nada es evidente. Lo evidente se camufla en falsas seguridades y progresos que esclavizan. Lo evidente es pobreza de alma y alimento para el conflicto perenne. Vivir solo en lo evidente es perderse la grandeza de lo humano para convertir la existencia en un mero ejercicio de supervivencia. Necesitamos una sociedad de espacios y huecos, de vacíos incómodos, de silencios que resuenen, de abstracciones que nos imaginen diferentes. Necesitamos la abstracción para ser más espontáneos y para ser auténticamente libres.

Óscar Fajardo Rodríguez es autor, ensayista y articulista. Ha publicado con el sello Oberón del Grupo Anaya el libro Insatisficción. Cómo necesidades ficticias crean insatisfacciones ficticias. Si deseas contactar para colaboraciones, escribe a articulistaxxi@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s