El exceso de presente

Pararse a pensar es divisar paradojas. Están a raudales, nos rodean y de tantas que hay, casi concluyo creer que la paradoja es nuestro ser, nuestro estado natural, nuestra esencia. Lo suyo y lo contrario, la contradicción tan solo aparente, lo ilógico que sucede. Hoy más que nunca, parecen más visibles para quien quiera y pueda observarlas, para quien quiera y pueda escribirlas o contarlas.

Nuestro mundo tal y como lo concebíamos y vivíamos hasta hace pocos días era todo presente. El futuro se anticipaba al tiempo actual a base de créditos e hipotecas, el pasado se hacía presente comercializado en cápsulas de revival y de remakes. Nuestra vida y su horizonte no alcanzaba más allá del minuto siguiente, de la próxima actualización, mientras nos gobernaba el miedo absoluto a la espera, a la inacción. El futuro es hoy se proclamaba a los vientos. En un mundo de cambios, de movimientos incesantes, pensar e imaginar más allá era quimérico, incluso estéril. Pero las paradojas no perdonan, siempre vienen, a veces calmas y silenciosas, a veces con estrépito, pero siempre vienen. Hoy el presente es más presente que nunca, jamás el hoy fue más hoy como hoy, y el ahora sí que realmente es el ahora. Y, sin embargo, este día a día, este presente continuado y parado nos ahoga, no sabemos bien qué hacer con él, tratamos de despistarlo con las mismas armas de siempre, que pronto nos daremos cuenta que ya no nos sirven.

Y de repente, aquél futuro del que nos despreocupábamos es el bien más preciado y ansiado. La idea de un porvenir, de lo que vendrá, vuelve ruidosamente a llamar a nuestras puertas. Nos pide ir un poco más lejos, renunciar a lo fácil de hoy por lo imprevisible de mañana, imaginar y no solo hacer, cooperar y no solo competir, apreciar lo bello y aparentemente inútil y no solo lo práctico y lo utilitarista, ser individuos sin perder lo común.

Es la paradoja del hoy, de un exceso de presente que nos llevará al futuro. Donde hay porvenir, siempre hay esperanza.

 

Si te ha interesado este artículo y otros del blog elfactorpersona.com y quieres plantear alguna colaboración, puedes contactar en oscarfajar@gmail.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s