“Es la proporción, estúpido”. Huyendo de lo absoluto

En 1992, Clinton le espetaba a Bush la famosa frase “Es la economía, estúpido” en su campaña electoral, para dejar claro donde estaba la clave en ese momento particular. Hoy en día, podemos decirnos a nosotros mismos algo parecido respecto al mundo de absolutos en el que vivimos. “Es la proporción, estúpido” es un recordatorio que deberíamos hacernos todos. Y es que ya no nos movemos entre los extremos, sino que habitamos en ellos. El todo o la nada, el sí o el no. Los matices no nos gustan y nos exasperan. Sufrimos de una gran paradoja. En un momento de máximo individualismo, de supuesto auge de lo personalizado, seguimos deseando una talla única, aunque apenas nos demos cuenta. Deseamos soluciones que sirvan para la mayoría, sin tener en cuenta lo particular de cada uno. Por eso usamos parámetros compartidos para casi todo. Educación, salud, trabajo, nada queda fuera de lo absoluto. Medimos el rendimiento de nuestros hijos en la educación por estándares y comparación con el grupo, sin tener en cuenta sus capacidades y su esfuerzo. Ambicionamos ganar más y más dinero, más y más sueldo, sin tener en cuenta nuestras necesidades reales. Queremos una fórmula única para solucionar nuestros problemas en cada conferencia que vemos, libro que leemos o formación que recibimos. Olvidar los matices de cada situación y de cada persona nos lleva a la comparación, a la frustración y a una insatisfacción permanente, donde nunca alcanzamos lo que deseamos porque no conocemos nuestra proporción adecuada.

La satisfacción es cuestión de proporción

Los extremos dejan poco espacio para nuestro desarrollo. Sin embargo, vivir con proporción significa residir en un espectro mucho más amplio, no en los puntos, sino en el área que está entre esos dos puntos, donde todos tenemos cabida y en la que no hay necesidad de competir, sino múltiples posibilidades de crecer y progresar.

Vivir con proporción significa hacerse tres preguntas básicas para todo:

  • ¿Para qué? A menudo nos encontramos en una rueda en la que lo único que hacemos es correr sin una razón clara, y sin un único fin más que el de tener cada vez más e ir más rápido. Esto nos deja exhaustos. La única forma de salir es preguntarse el ¿para qué? En el trabajo, en las relaciones personales y familiares, en nuestra formación, en el dinero, en la salud, en cualquier aspecto que abordemos, se necesita conocer el sentido de lo que hacemos. Esta pregunta nos hace detenernos, nos lleva a auto explorarnos para conocernos de verdad y nos provee de un compromiso real con nosotros mismos que nos ayudará en los momentos más complicados.
  • ¿Qué? Aquí se encuentra la acción, lo que vamos a hacer. Frente a la inercia, la selección. No todo nos ha de valer. Ser selectivo implica adquirir control sobre nuestra existencia y eso nos da autonomía y confianza, nos ahorra esfuerzos inútiles y nos proporciona la plenitud de emprender lo que nos satisface de verdad.
  • ¿Cuánto? La proporción propiamente dicha. Cuando sabemos nuestro para qué y el qué, es mucho más sencillo determinar la cantidad adecuada. No nos preocupa lo que el resto desee, haga o consiga. Ya no es todo o nada, sino lo que nosotros realmente requerimos, ni más ni menos. No son extremos, son nuestras proporciones, únicas e intransferibles.

Escapar de los absolutos es alejarse de la competencia y ganar en autonomía. Descubrir nuestra propia y particular proporción es lograr un mayor control y confianza, es encontrar abundancia y no escasez, es satisfacción. Y tres sencillas preguntas: ¿Para qué? ¿qué? y ¿cuánto? son las puertas para conseguirla.

 

Descubre cómo el coaching puede ayudarte a encontrar tu propia proporción

Si quieres más información o contratar sesiones de coaching:

Contacta en: coachingelfactorpersona@gmail.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s