La vulnerabilidad nos hace fuertes. Conoce sus beneficios

¿Cuándo ha sido la última vez que te has mostrado vulnerable públicamente? O mejor aún ¿lo has hecho alguna vez? Es muy probable que no lo recuerdes, porque es poco habitual. Exponerse ante los demás es algo que en nuestros días identificamos con debilidad. Evitamos mostrar preocupaciones, temores e inseguridades porque creemos que perjudica nuestra imagen y afecta a que seamos aceptados y respetados por el resto.

Sin embargo, esa actitud mina, casi sin darnos cuenta, muchos aspectos de nuestra vida: la capacidad de aprendizaje, la relación con los demás, el bienestar emocional, la adaptación al cambio, la autoestima y la seguridad en uno mismo, entre otros.

Por contra, la vulnerabilidad nos hace fuertes. Es esencial que conozcamos cuáles son esas cosas que nos hacen vulnerables para, posteriormente, reconocerlas sin miedo ante nosotros mismos y ante los otros. Conocernos y reconocernos vulnerables son las vías esenciales para adquirir fortaleza, aunque parezca algo paradójico. Y es que la vulnerabilidad tiene muchos beneficios que podemos explotar.

 

Beneficios de la vulnerabilidad

 

Aumenta el aprendizaje. No hay aprendizaje si no reconocemos nuestras debilidades. Hacerlo, en cambio, nos predispone emocional, física e intelectualmente para aprender y hacerlo de forma mucho más significativa.

Facilita la adaptación al cambio. Cambiar produce tensión e incertidumbre. Cuando lo aceptamos y vivimos con normalidad, sin miedo al error, comenzamos a interpretar lo positivo de los cambios y adoptamos una actitud proactiva y no defensiva.

Proporciona seguridad y confianza. La vulnerabilidad nos libera del miedo a equivocarnos y esto nos lleva a poseer una mayor seguridad y confianza.

Mejora la autoestima. Sabernos y reconocernos vulnerables incrementa la imagen y percepción positiva porque nos ofrece perspectivas variadas de nosotros mismos que nos hacen sentir más completos.

Potencia la resiliencia y la tolerancia a la frustración. Nos abrimos al fallo y al aprendizaje, y esto nos hace más proclives a superar las situaciones difíciles, y a enfrentarnos con realismo a los retos, lo que evita sentirnos frustrados. La vulnerabilidad nos muestra nuestros límites, ajusta nuestras expectativas y disminuye el peligro de la frustración.

Desarrolla la creatividad. Nos permite estar abiertos a nosotros mismos, a las sensaciones y emociones diversas, a aceptarlas, reconocerlas y gestionarlas. Todo ello es una fuente inagotable de creatividad.

Libera estrés y tensiones. Mostrarnos siempre con una coraza nos hace acumular tensiones y estrés, porque no damos vía alguna de escape y todo queda en nuestro interior. En cambio, aceptar nuestra vulnerabilidad elimina esas tensiones porque las expresa sin problemas.

Propicia equilibrio emocional. Reconocer las emociones que sentimos y gestionarlas es lo que nos produce ese equilibrio, y solo sabiendonos vulnerables tenemos la capacidad de hacerlo.

Otorga autenticidad. Nos conecta con nosotros mismos y con lo que somos, facilitando que nos mostremos a los demás de una manera sólida, coherente y auténtica.

Genera relaciones más profundas. Ganamos en aceptación social porque ser vulnerables nos hace más cercanos y confiables, creando relaciones más profundas y provechosas.

Impulsa la empatía. Solo desde la aceptación de nuestras debilidades podemos comprender, aceptar y respetar las de los demás. La vulnerabilidad es el primer paso para la empatía.

Elimina nuestro ego. El ego es uno de nuestros principales enemigos. Afecta a la calidad de nuestras relaciones, a nuestra mejora continua y a la capacidad de sentir adecuadamente. La vulnerabilidad es el mejor antídoto contra el ego.

Ser vulnerable, lejos de representar una amenaza para nosotros, es una herramienta fundamental para sentirnos mejor, por eso no hay que tener temor a mostrarnos tal y como somos.

 

Descubre cómo el coaching puede ayudarte a sacar el máximo partido de tu vulnerabilidad

Si quieres más información o contratar sesiones de coaching:

Contacta en: coachingelfactorpersona@gmail.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s