18 hábitos que harán que te sientas mejor

Seguramente en alguna ocasión has sentido que tu vida no está transcurriendo como te gustaría, que no estás dedicando tu tiempo a lo que realmente te llena y que estás dejando pasar los días sin encontrarte conectado y pleno, con una sensación de que simplemente sobrevives y no vives. Es entonces cuando comienzas a pensar en cuestiones trascendentales y fundamentales para aclarar qué querrías estar haciendo realmente, qué es lo que daría sentido a tu existencia, qué es lo que te impide hacerlo, tus valores y tus creencias, tu temperamento…Y es que, efectivamente, tener claro esto es fundamental para vivir enfocado y con un propósito.

Pero, aunque esa reflexión es vital hacerla, el sentirse bien tiene mucho más que ver con pequeños detalles que suceden en tu día a día y que a menudo olvidas cuidar. Si quieres sentirte bien, práctica estos 18 hábitos.

Hábito 1: madruga y acuéstate pronto

El cuerpo está creado para llevar una vida en armonía con la luz solar. Tenemos una serie de funciones biológicas que son vitales para nuestro bienestar y que se preparan mediante una serie de ritmos llamados circadianos que coinciden con la luz solar. Es por eso que el descanso por las noches es más reparador si te acuestas y levantas antes que si lo haces más tarde, aunque duermas las mismas horas. Además, te permite estar más horas expuesto a la luz solar, lo que te proporciona vitamina D y activa en tu cuerpo diversos procesos celulares fundamentales para sentirte bien. Por último, te aporta más claridad y facilidad para planificar tu día a día y aprovechar mejor el tiempo, y te hace emocionalmente más equilibrado y feliz, según apunta un estudio de la Asociación Americana de Psicología.

Hábito 2: crea una rutina saludable al levantarte

Empezar el día bien es una declaración de intenciones para lo que te resta de jornada. Sin embargo, a menudo muchas personas se la arruinan de manera inconsciente. Tu cuerpo y tu mente necesitan su tiempo para activarse. Has de dejar un tiempo para hacerlo. ¿Cómo? Para tu cuerpo y tu físico, dedica cinco minutos a cualquier rutina de ejercicios de estiramiento. Para tu mente, entrénate para estar tres o cuatro minutos tranquilo y en silencio, y deja que tu cabeza se vaya activando. Este simple ejercicio mental te permite comenzar el día tomando distancia y de una manera más equilibrada. Posteriormente, dedica un tiempo sagrado al desayuno. Y hazlo sentado. Comienza a apreciar los pequeños momentos.

Por supuesto, nada de dispositivos móviles ni correos de trabajo, ni redes sociales durante todo este tiempo. Consultarlos supone no darte ese espacio mental ni físico que va a hacer que tu mente luego sea más creativa y poderosa, y tus emociones más equilibradas.

Hábito 3: cambiar el “debería” por el “voy a”…

Lo que te dices a ti mismo marca la forma en la que te sientes y tu curso de acción. Si te repites constantemente el “debería hacer o debería ser”, lo que estás creando son sentimientos de culpa y remordimiento porque elegir esas palabras es sabotearse a uno mismo y ponerse la obligación y a la vez la barrera para hacerlo. Cambia esa fórmula por el “voy a”. Con este simple cambio, pondrás tu mente y cuerpo en movimiento.

Hábito 4: ejercicio físico

Sí, es un clásico, pero es que realmente es fundamental si quieres sentirte mejor. Los beneficios son incontables, te encontrarás más sano y alargarás tu esperanza de vida, reducirás tu ansiedad y estrés porque liberas noradrenalina, te sentirás más feliz porque produces endorfinas, mejorarás tu capacidad cerebral porque se producen más neuronas mediante un proceso de neurogénesis, y también tu memoria mediante el incremento de células en el hipocampo.

Hábito 5: buena alimentación

Otro clásico, pero no por ello menos fundamental. Eres lo que comes. Una alimentación saludable no solo tiene consecuencias en lo físico, sino en tu capacidad cerebral e intelectual que se ven potenciadas y en tu estado de ánimo, ya que un equilibrio en tu alimentación también proporciona un equilibro anímico. No se trata de dietas sino de moderación y equilibrio.

Hábito 6: dormir

Seguro que eres consciente de que dormir es fundamental, pero también es probable que sea una de las cosas que siempre acabas sacrificando. Pues ya es hora de que lo coloques como algo primordial. Antes dormir que quedarse viendo una serie o cualquier otra cosa. Un buen sueño permite asentar lo aprendido durante el día, potenciar la memoria, proporcionar más rapidez al cerebro en su funcionamiento, evitar la depresión y ansiedad, mejorar tu proceso de toma de decisiones y mantener un adecuado equilibrio emocional.

Habito 7: leer y escribir

Libros, periódicos, revistas, artículos… Es básico dedicar un poco de tu tiempo diario a leer, a centrar tu atención sin distracciones en algo que requiera concentración. Aparte de los beneficios básicos de abrir tu mente a nuevas ideas y aprendizajes, el propio acto de leer incrementa tu memoria, aumenta las conexiones neuronales, fomenta la creatividad, la imaginación, la capacidad de abstracción y reduce el estrés. Por otra parte, aumenta tu vocabulario, tus posibilidades de expresarte y de etiquetar adecuadamente tus emociones.

Respecto a escribir, el simple hecho de que todos los días apuntes alguna idea o reflexión es suficiente. Escribir estimula una parte del cerebro llamada Sistema de Activación Reticular que ayuda a procesar la información y a retenerla. También potencia la creatividad y la imaginación.

Hábito 8: tus cuentas

Llevar un seguimiento regular de tus cuentas, de lo que ingresas y gastas, es muy importante no solamente para tener una economía saneada y previsora, sino también porque hacerlo te hará sentir que tienes ese aspecto bajo control y te otorga seguridad y tranquilidad.

Hábito 9: tu casa ordenada

Una casa desordenada incrementa los niveles de estrés porque aumenta tu “ruido visual” al ver las cosas fuera de su lugar. Una casa en orden se convierte en un refugio deseable, un entorno en el que te gusta estar y en el que la calidad de tu descanso mejora. Además, una casa ordenada estructura tu forma de pensar y despeja tu mente para ser más creativo. Si ordenas tu casa te sentirás mejor, emocionalmente más estable y aumentarás tu bienestar.

Hábito 10: socializa

Siempre debes reservar un espacio de tu tiempo para socializar. Esa socialización debes intentar que sea personal, y si no, telefónica. Las redes sociales están bien para una clase de contactos, pero hay que esforzarse por buscar minutos en el día para hablar con alguien o ver a alguien. Hay que recuperar el tomarse un café.

Hábito 11: contacto con la naturaleza

¿Cuándo fue la última vez que diste un paseo por el campo? Es importante que de vez en cuando te reserves un espacio para ponerte en contacto con la naturaleza. Y que en ese contacto te dejes llevar, sin un itinerario organizado. Es encontrarse inmerso en el medioambiente, formando parte de él. Esto te liberará de ansiedades, preocupaciones y estrés, ya que te vuelve a colocar en el mundo, en otra posición donde el centro ya no eres tú, aportándote una perspectiva distinta.

Hábito 12: límites al trabajo

No permitas que el trabajo ocupe otras parcelas de tu vida y tu tiempo. Se puede educar a los jefes, pero lo más importante es educarse a uno mismo. Igual que limitas el tiempo que dedicas a otras parcelas de tu vida, debes hacer lo propio con el trabajo, porque no es más importante que otras cosas.

Hábito 13: cultura de la abundancia

El mundo no es escaso. Lo que es escaso es la percepción que a veces tienen los seres humanos de lo disponible. Cultiva una cultura de la abundancia y no de la escasez. Busca siempre los acuerdos en los que ganes tú y gane la otra parte. Si no es posible tras explorar opciones, no acuerdes. No llegues a acuerdos donde pierdas o ganes a costa de otro.

Hábito 14: practica la gratitud

Seguramente tienes muchas más razones para dar gracias que para no hacerlo. Dar gracias por lo que somos y por lo que tenemos nos fuerza inconscientemente a ver las cosas buenas de la vida, reduce nuestra fricción en las relaciones con las cosas y con otros, y nos proporciona más autoestima, autoconfianza y bienestar.

Hábito 15: haz menos

Tu vida está llena de planes, compromisos, intenciones… Tacha de esa lista lo superfluo y comienza con lo esencial. Haz pocas cosas mejor que muchas. Liberarás estrés, te sentirás más enfocado y más pleno, dejarás de preocuparte por lo que dejas de hacer y serás más eficiente en lo que emprendas, por lo que se realimenta tu confianza.

Hábito 16: disfruta tu comida

¿Cuándo fue la última vez que te detuviste para detectar los distintos sabores que tenían los alimentos que ingieres? La comida ha dejado de ser un disfrute para convertirse en algo funcional, que hay que hacer para sobrevivir. Sin embargo, disfrutar de la comida activa todos nuestros sentidos y esto hace que nuestra mente se pare, se relaje, y nuestras emociones se resitúen. Disfrutando de tu comida y activando tus sentidos, comenzarás a ganar en autoconciencia y comenzarás a conocerte mejor.

Hábito 17: silencio

Tienes que procurarte un momento al día de silencio. El silencio te ayuda a tomar perspectiva, a restablecer tu orden mental y otorgar las prioridades. Libera tensión en el cuerpo y el cerebro, potencia la sensibilidad y la empatía, regenera las células del cerebro y estimula tu capacidad de reflexión.

Hábito 18: sé flexible

De vez en cuando, rompe tus esquemas y tus patrones mentales. Esto te hará más creativo, más flexible ante nuevas situaciones y creará nuevas conexiones neuronales que potenciarán el aprendizaje. Por otra parte, tiene un efecto liberador y amplía tu confianza.

Ya puedes comenzar a sentirte mejor poniendo en marcha estos hábitos. No lo dejes para mañana y…

¡Disfruta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s