¿Por qué te quedas atrapado y nunca te decides a realizar el cambio que deseas en tu vida? Descubre algunas claves para ponerte en marcha

Seguro que en alguno o muchos momentos de tu vida has ido a alguna conferencia, evento o leído un libro, visto una charla en vídeo, una película, una entrevista en una televisión… y has entrado en un estado de euforia, energía y motivación para acometer ese cambio en tu vida que llevas queriendo hacer desde hace tiempo.

Sin embargo, como en otras ocasiones, esa sensación desaparece y se evapora con el paso de las horas y de los días. Tu mente comienza a sabotearte con obligaciones que tienes que cumplir: hay que mantener el nivel de vida económico, tienes una responsabilidad y una familia, es importante la seguridad del trabajo, es un sueño poco realista, no tienes las capacidades, etc. En definitiva, tu cabeza comienza a generar excusas y, de manera inconsciente, crees que has perdido otra oportunidad, te sientes frustrado y con una cierta sensación de fracaso.

¿Tienes la impresión de que en tu día a día pones la atención en cosas menores y poco importantes, y dejas lo fundamental de lado?  Pues seguramente sí, como gran parte de todos nosotros. Como afirma Tony Robbins, pasamos gran parte de nuestra vida poniendo nuestra atención en cosas menores y no dirigimos nuestra potencia inmensa a concentrarnos en algo concreto y realmente relevante que sea de un impacto único en nuestra existencia.

 

Yo he tenido esa experiencia muy a menudo, y he reflexionado mucho acerca de cuáles son las razones de que ocurra esto y cómo romper ese círculo.

¿Por qué no te atreves a dar el paso? Descubre lo que te está bloqueando y cómo avanzar ya

Aunque no lo creas, todas las barreras y la fuerza para derribarlas están en ti.

Te recomiendo esos pasos para comenzar ese desbloqueo:

  • Claridad en lo que quieres y deseas para tu vida actual y futura. Antes de dar paso alguno, necesitas clarificar lo que realmente eres y lo que quieres. Puedes tener muchas ideas y cosas que te gustaría hacer, pero debes ir a la esencia y clarificar lo que eres y lo que quieres de verdad. Lo que deseas con más fuerza. Mientras no hagas este ejercicio, la abundancia de opciones te paralizará. Este es el primer paso, porque es donde debes focalizar toda tu atención y esfuerzos, y no desviarte de tu objetivo.
  • Revisa tu pasado. Referencias, creencias y asociaciones. Muchos de los patrones por los que te mueves y tomas decisiones vienen del pasado, de referencias y asociaciones que has hecho desde tu infancia. Déjame compartir un ejemplo contigo. En mi infancia, en los años 70 y 80, a los niños que saltaban de una actividad a otra, de un deporte a otro, porque eran inquietas, se les llamaba inconstantes y esto tenía un carácter negativo. De manera inconsciente, esto se convirtió en una referencia mental que marcaba mis decisiones. Frente a mi naturaleza cambiante, esa referencia actuaba como freno. Violar esa referencia y cambiarla ocasionaba en mí dolor, porque había hecho una asociación mental que era cambio=fracaso. Si cambias continuamente eres un fracaso. Las creencias y referencias pueden provocarte un bloqueo. Así que debes examinarlas y alterar esas pautas de asociación. Normalmente estas asociaciones se crean para obtener más placer y minimizar el dolor. Si las analizas nuevamente, verás que nuevos enfoques, aunque sean menores, eliminan barreras y te facilitan el ponerte en movimiento.
  • El miedo a la pérdida y la aversión al riesgo. No te agobies, el ser humano está programado para conservar lo que tiene. Es averso al riesgo y a la pérdida. Nos pasa a todos. Kahneman ya demostró que nos motiva más la pérdida que una posible ganancia. Por eso construyes esas excusas. Es normal. Hay más riesgo en la probable ganancia a futuro que en lo que ya tengo. Cuando examinas historias de éxito, todas tienen algo en común, ya sea J.K.Rowling, Martin Luther King, Nelson Mandela, Steve Jobs, etc. Da igual de dónde provengan y a lo que se dedicaran, su nexo de unión es que vivieron experiencias relevantes y traumáticas que les hicieron sentir que, a partir de ahí, no tenían algo que perder. Escasez económica, despido de la empresa que creaste y por la que vivías, falta de libertad y racismo… Cuando no tienes qué perder, el riesgo es menor y te mueves. No te digo que renuncies a todo, pero mi recomendación es que comiences a probar restricciones en lo que más te inquieta perder, y lo hagas de una manera decidida y definitiva (si no, corres el riesgo de volver al punto de salida) y que para ello hagas que la recompensa por esa restricción sea mayor. Por otra parte, convierte en básico e irrenunciable lo que vas a ganar con el cambio y no lo que dejas. Invierte la perspectiva y que la aversión a la pérdida venga por lo que dejas de hacer si no realizas ese cambio. Por ejemplo, si quieres tener más tiempo con tu familia, conviértelo en tu aspecto irrenunciable y dirige ahí tu aversión y miedo a la pérdida. Esto hará que te muevas hacia otras formas de entender tu trabajo, tu tiempo libre, y operará en ti la transformación que deseas.
  • Tomar decisiones. Tu mundo y el mío está lleno de buenas intenciones pero pocas decisiones. Ponte en marcha y toma decisiones alineadas con lo que eres y cómo quieres que sea tu vida. No lo dejes para mañana y comienza. Focalízate y sobre eso, toma decisiones. Hazlo de forma continua y consistente. Cuantas más decisiones sobre lo que realmente te importa tomas, más te entrenas y más aprendes y te refuerzas.
  • El compromiso. Es fundamental. ¿Hasta qué nivel estás dispuesto a comprometerte con tu decisión? Emocionalmente, físicamente, en tus relaciones sociales… Es un compromiso absoluto e irrenunciable. Repítete “Lo voy a hacer, va a salir, porque es lo que quiero y estoy convencido de ello. No hay otra opción”. Te equivocarás, te caerás, pero si hay compromiso real, aprenderás, te harás mejor y saldrás reforzado. No aceptes otra posibilidad. Define lo que quieres, toma tu decisión y comprométete de manera innegociable.
  • Controla tu lenguaje interior. Cambia el diálogo interior que mantienes contigo. Elimina los juicios extremos y duros hacia a ti, escoge palabras positivas para regalártelas cada cierto tiempo, y haz que tu lenguaje interior esté alineado con tu compromiso.
  • Tú no eres tú y tus circunstancias. Las circunstancias no te definen, ni marcan tu vida si tienes claro lo que deseas, tomas decisiones y te comprometes. Vas a tener de manera continua saboteadores en tu entorno, y seguramente casi todos sin mala intención (familia, amistades, colaboradores, medios de comunicación, etc.) Asume que existen y existirán, pero no lo escuches si entiendes que van a dañar tu compromiso. Sigue adelante. Sé flexible para aprender, pero sin desviarte de tu intención.

Tú eres tu principal poder para vivir como quieres y deseas. Es hora de que comiences a desplegarlo.

¡Disfruta!

Un comentario en “¿Por qué te quedas atrapado y nunca te decides a realizar el cambio que deseas en tu vida? Descubre algunas claves para ponerte en marcha”

  1. Óscar,

    Me encanta! Qué buena reflexión y la experiencia que hay detrás de todo esto…la vida misma!

    Sigue adelante, un proyecto muy interesante y necesario.
    Gracias

    Me gusta

Responder a Susana Ortega Elías Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s